Despliega el menú
Fútbol

fútbol

Mourinho echa sus redes sobre el Madrid

El Tottenham pagará 30 millones de euros por Reguilón y acelera las negociaciones por Bale.

Mauricio Pochettino (izquierda) y Jose Mourinho se abrazan en un partido del año pasado entre los equipos a los que entrenaban, el Tottenham y el Manchester Uniterd, respectivamente.
Mauricio Pochettino (izquierda) y Jose Mourinho se abrazan en un partido del año pasado entre los equipos a los que entrenaban, el Tottenham y el Manchester Uniterd, respectivamente.
Facundo Arrizabalaga/EFE

El Real Madrid parece haber encontrado un aliado en su 'operación salida'. El Tottenham de José Mourinho ha echado sus redes sobre dos de los transferibles de la 'casa blanca'. Los 'spurs' tienen cerrado el fichaje de Sergio Reguilón y mantienen conversaciones también para el retorno de Gareth Bale, el futbolista que Zinedine Zidane quiere quitarse a toda costa de encima.

Cuando faltan menos de tres semanas para el cierre del mercado de fichajes -el 5 de octubre-, el Real Madrid ha intensificado la maquinaria para dar salida a los jugadores con los que no cuenta Zidane. Y mientras el futuro de Borja Mayoral y Mariano sigue siendo un enigma, el de Reguilón y Bale parece estar en el Tottenham.

Los 'spurs' han rubricado ya un pacto con el Real Madrid por el que Reguilón se convertirá en el nuevo lateral izquierdo del equipo de Mourinho. Firmará hasta 2025 y dejará 30 millones de euros en las arcas del Real Madrid. Los blancos se guardarán una opción de recompra de unos 40 millones durante las dos primeras campañas y contarán a partir de esa fecha con un derecho de tanteo.

Una forma de no perder de vista a un jugador que, a sus 23 años, se ha convertido en toda una sensación. Lució en el curso 2018-2019 a las órdenes de Santiago Solari y se consagró la pasada campaña en el Sevilla a la vera de Julen Lopetegui, el técnico que le subió al primer equipo del Real Madrid. Pero la presencia de Marcelo y de Mendy bloqueaba su presencia en el conjunto blanco, pese a haberse estrenado ya como internacional español con Luis Enrique.

Campeón de la Europa League con el conjunto de Nervión, varios grandes del continente tocaron a la puerta el Real Madrid para hacerse con los servicios del canterano blanco. Entre ellos, Inter de Milán y Manchester United. Pero ambos clubes preferían un traspaso limpio, sin opción de recompra, algo que sí acepta el Tottenham y que ha inclinado la balanza en favor de los 'spurs'. La operación, que podría oficializarse el jueves, está a expensas de que Reguilón pase el pertinente reconocimiento médico.

Menos desarrolladas están las conversaciones para la salida de Bale que, no obstante, avanzan. Jonathan Barnett, agente del galés, confirmó a la Afp que su representado está «cerca» de volver al Tottenham, aunque reconoció que se trata de «un acuerdo complicado». «Está cerca, pero no está hecho», incidió Barnett, que en declaraciones a la edición galesa de 'BBC Sports' subrayó que «Gareth todavía ama a los 'spurs'. Es donde quiere estar».

El gran escollo es el suelo de Bale, de unos 17 millones de euros netos por cada una de las dos temporadas que le restan de contrato con el Real Madrid. Zidane le puso la cruz y el club asumió hace tiempo que sería muy complicado recuperar algo de la elevadísima inversión que acometió en el verano de 2013 para llevarle al Santiago Bernabéu. Pero la entidad que preside Florentino Pérez quiere ahorrarse al menos una parte de la ficha del 'Expreso de Cardiff'.

Ahí es donde todavía tienen que acercarse las posturas ya que, según 'The Independent', el Tottenham quiere la cesión por un año y solo pagaría la mitad del salario de Bale más algún bonus por objetivos a final de temporada, en tanto que el Real Madrid desea desprenderse definitivamente del jugador.

De cerrarse el acuerdo, Bale podría regresar al conjunto londinense siete años después. Con cuatro Champions, dos Ligas y un puñado de goles para la historia, pero también con una colección de desencuentros con la parroquia merengue, que no perdona su desconexión en las dos últimas campañas.

El extremo es un viejo anhelo de José Mourinho, que ya le 'tiró de las orejas' hace tres años, aprovechando un duelo entre el Manchester United al que por entonces entrenaba y el Real Madrid de pretemporada en el Levi's Stadium de Santa Clara (California). «No puedo comprarte porque no hablas», le dijo mientras se saludaban en el túnel de vestuarios.

El preparador de Setúbal sigue queriendo tenerle a sus órdenes. «Traté de ficharlo durante mi etapa en el Real Madrid y el presidente siguió mi instinto y conocimiento y la temporada que me fui, trajo a Gareth al club», apuntó este martes en declaraciones efectuadas en la previa del partido que su equipo disputará ante el Lokomotiv Plovdiv en la ronda previa de la Europa League.

Bale parecía dispuesto a agotar su contrato con los blancos hasta hace unas semanas, cuando abrió la puerta a un retorno a la Premier y acusó a su actual pagador de hacerle «muy difícil» salir. Siente cariño hacia el Tottenham, club al que llegó procedente del Southampton y en el que eclosionó para convertirse en una estrella. Allí militó durante seis temporadas, disputando 203 partidos en los que marcó 55 goles. Eso, sumado al interés de Mourinho, podría terminar de desbloquear una situación enquistada. Aunque todo depende de las concesiones que estén dispuestos a hacer tres duros negociadores como Florentino Pérez, Jonathan Barnett y Daniel Levy, presidente de los 'spurs'.

Etiquetas
Comentarios