Despliega el menú
Fútbol

fútbol

El Real Madrid estrena galones ante un rival de mal recuerdo

Los blancos se miden al Mallorca, uno de sus tres verdugos en la presente Liga, con el objetivo de prolongar la racha que les permite depender de sí mismos en la pelea por el título.

La Liga Santander - Real Madrid v Valencia
La Liga Santander - Real Madrid v Valencia
SERGIO PEREZ

El Real Madrid estrena su privilegiada situación en la Liga ante un rival de mal recuerdo. Los blancos, que dependen de sí mismos para alzarse con el título tras su victoria ante la Real Sociedad a domicilio, regresan al Alfredo Di Stéfano para medirse al Mallorca, uno de los tres rivales que les han doblegado en un campeonato en el que el equipo de Zinedine Zidane se ha mostrado casi inabordable ante los adversarios de la zona aristocrática de la tabla pero poco fiable contra contrincantes de la segunda parte de la clasificación. Quince de los veinticinco puntos que faltan en el casillero del conjunto de Chamartín volaron ante equipos a priori asequibles, con sonoros patinazos en momentos inesperados que complicaron su pulso con el Barça.

El primer fiasco de calibre se produjo el 19 de octubre en Son Moix, estadio al que el Real Madrid llegó como líder pero del que salió deprimido por un gol de Lago Júnior al inicio de un partido que los blancos fueron incapaces de remontar y que colocó a Zidane en una situación límite. El marsellés, cuestionado por las rotaciones masivas que llevaron al once de aquella noche contra el Mallorca a jugadores como Odriozola, que acabó expulsado y señalado, Militao, James o Jovic, salvó la cabeza tres días después con el triunfo en Estambul ante el Galatasaray en la Liga de Campeones, transformando la derrota a manos del cuadro bermellón en un punto de inflexión a partir del cual se forjaría una racha de tres meses y medio sin perder, hasta que la Real Sociedad tumbó a los blancos en cuartos de final de la Copa del Rey a comienzos de febrero.

«Es un equipo que en cualquier momento te puede molestar. Lo han demostrado en el partido de ida. Confianza, para nada. Tenemos que seguir haciendo lo que estamos haciendo, con seriedad y concentración», enfatizó Zidane, a quien la alegría por su 48 cumpleaños este martes y el buen momento que atraviesa su equipo no borra la reminiscencia de aquella floja actuación en el hoy renombrado Visit Mallorca Estadi que llevó a su equipo a perder el mando, lastrado por su falta de pólvora y la mala respuesta al golpeo de Lago Júnior de Courtois, que desde entonces se ha erigido en sostén de los blancos en el trayecto que les ha devuelto a lo más alto.

Apercibido por otros tropiezos inopinados como los sufridos ante el Levante o el Betis, el Real Madrid no se puede permitir más concesiones que den aire al Barça, por lo que Zidane trata de blindar al bloque de las presiones al estamento arbitral que llegan desde la ciudad condal y de la polémica a cuenta de los horarios. Las pataletas se las deja al club, enfocado únicamente a lo que ocurre en el tapete. «Nadie nos va a quitar lo que estamos haciendo sobre el terreno de juego», remarcó.

Con Jovic, Nacho y Lucas Vázquez todavía en el dique seco, Zidane recupera en tiempo récord a Isco, al que le han bastado cinco días para superar el problema en el isquiotibial del muslo derecho que apuntaba a tres semanas de baja. Su regreso alivia la medular, donde el Real Madrid tiene la ausencia por sanción de Casemiro, el futbolista más empleado de la plantilla y pieza capital por su sentido táctico. La suya, junto con la del lateral diestro, es la única posición que no tienen doblada los blancos, por lo que todo apunta a que el técnico reubicará a Valverde como medio de contención.

Las otras buenas noticias del último entrenamiento las aportaron Sergio Ramos y Hazard, que trabajaron con el grupo y entraron en la convocatoria. El capitán, que salió del Reale Arena con un fuerte golpe, podría tener acomodo en la grada para prevenir males mayores, lo que llevaría al eje de la zaga a Militao como pareja de Varane. Una oportunidad para probar a una dupla que se perfila como titular en la vuelta de octavos de la Champions ante el Manchester City, dada la sanción de Sergio Ramos. El '7', que descansó en Anoeta y se entrenó el lunes en el gimnasio para evitar más carga a su tobillo operado, apunta al once, aunque su presencia podría suponer la salida de Vinicius, determinante ante la Real Sociedad con sus eléctricas embestidas.

Alentado por su victoria ante los blancos en la primera vuelta y urgido por sus apuros en la tabla, el Mallorca pisa por segunda vez el Alfredo Di Stéfano tras sumar sólo un punto de los nueve en juego desde la reactivación de la competición. En la anterior visita a Valdebebas, en la campaña 2013-2014, se llevó la victoria ante el filial del Real Madrid, con goles de Tomer Hemed y del hoy rojiblanco Thomas Partey que voltearon un marcador que había abierto Lucas Vázquez para los locales. «A Madrid vamos ganar, no tiramos el partido», proclamó Vicente Moreno. El nipón Kubo, cedido por el Real Madrid y futbolista más desequilibrante del Mallorca, pondrá el morbo.

Etiquetas
Comentarios