Despliega el menú
Fútbol

fútbol

La Generalitat atribuye el inicio de los altercados del Clásico a ultras del Barça

Considera "alcanzados con éxito" los objetivos del dispositivo de seguridad.

Tensión y disturbios en el clásico Barça-Real Madrid
Tensión y disturbios en el clásico Barça-Real Madrid
Agencias

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha achacado el inicio de los altercados en el entorno del Camp Nou el miércoles a un grupo de seguidores radicales del Barça, que ha detallado que eran de ideología de extrema derecha, que se enfrentaron con grupos independentistas.

En rueda de prensa en la sede de la Conselleria, ha explicado que los Mossos d'Equadra intervinieron para separar a los dos grupos y expulsar a los aficionados de extrema derecha, y que después de eso otro grupo de manifestantes empezaron a lanzar objetos y pirotecnia contra la línea policial en la Travessera de les Corts.

Buch ha señalado que durante el dispositivo enfrentaron "dos escenarios completamente diferenciados", uno hasta las 20.00 y uno a partir de ese momento, cuando empezaron los altercados, y ha destacado que en los entornos del Camp Nou hubo personas que acudieron únicamente para crear disturbios, al margen de los aficionados y los manifestantes convocados por Tsunami Democratic desde primera hora de la tarde.

Preguntado por la presencia de estos aficionados de extrema derecha en la grada de animación del Camp Nou, ha dicho que, si las imágenes tomadas durante el dispositivo demuestran que es así, "acorde con la ley del deporte, los Mossos deberán cumplirla y hacer llegar la información correspondiente al club y a quien corresponda" para tomar medidas.

Ha explicado que los Mossos acompañaron al grupo de radicales hasta el perímetro policial que había entorno al estadio antes de la llegada de los jugadores, y que una vez allí el grupo de aficionados se dispersó y accedieron al campo individualmente, mientras que una parte de ellos se reagrupó fuera del estadio y empezaron los enfrentamientos con manifestantes independentistas.

Ha dicho que la prioridad de los Mossos fue sacar del lugar al grupo de extrema derecha, ha insistido en que se trata de "hechos producidos por un grupo muy minoritario con actitud violenta" y ha destacado que miles de personas pudieron acudir a ver el partido y miles se manifestaron de forma pacífica.

Ha contado que no le constan intentos de saltar a la pista y que durante la jornada hubo un total 55 mossos heridos, 53 leves y dos menos graves, de los que no ha detallado el tipo de lesiones, y que en total hubo 11 detenciones: 10 por desórdenes y atentado a agente de autoridad, y uno por robar un reloj de lujo a un aficionado. 

Analizarán actuaciones

Ha valorado que se "alcanzaron con éxito" los objetivos del dispositivo policial en los alrededores del estadio, en el que participaron unos mil agentes de Mossos d'Esquadra, y ha destacado que el principal era garantizar la seguridad de los aficionados y los manifestantes, además de jugadores y árbitros.

"Evidentemente hay imágenes que no nos gustan, ni por un lado ni por otro, y se tendrán que revisar", y ha señalado que hay imágenes que pueden recordar a las protestas por la sentencia del 1-O por la actitud de los manifestantes, y al preguntársele si también por las actuaciones policiales --en octubre se abrieron expedientes a agentes antidisturbios--, ha insistido en que analizarán las actuaciones en su conjunto.

Ha destacado que no era un dispositivo fácil, ya que además de los miles de asistentes al partido y la protesta, los Mossos también deben mantener los efectivos adecuados al nivel 4 de alerta antiterrorista, por lo que ha calificado que en conjunto "fue una actuación adecuada y ajustada a la realidad".

Sobre la valoración que hacen los mandos del cuerpo, ha dicho que este jueves se ha hecho una primera valoración y que se continuará analizando, y ha añadido: "No puedo aceptar de ninguna manera lo que algunos han dicho de que la violencia la origina la policía".

Etiquetas
Comentarios