Despliega el menú
Fútbol

fútbol

Ser del Barça viviendo en Aragón

La postura del club azulgrana respecto a la situación política que atraviesa Cataluña es censurada por muchos seguidores. Otros se mantienen al margen.

Aficionados del Barça pertenecientes a las peñas de Aragón, Navarra y La Rioja.
Aficionados del Barça pertenecientes a las peñas de Aragón, Navarra y La Rioja.
M.I.

El contexto político de Cataluña ha llevado al FC Barcelona a posicionarse al respecto en reiteradas ocasiones. Hace dos años, a las puertas de que se celebrase el referéndum ilegal del 1 de octubre, la directiva que preside Josep María Bartomeu lanzó un comunicado "en defensa del país, la libertad de expresión y el derecho a decidir". Poco después, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy anunció la aplicación del artículo 155, el club reiteró su "apoyo absoluto" a las instituciones democráticas elegidas por el pueblo. Y más recientemente, al conocer la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del ‘procés’, el Barça defendió públicamente que "la prisión no es la solución", suscitando la reprobación de los aficionados que no se identifican con los idearios independentistas. 

El conjunto culé posee una masa social de alrededor de 150.000 socios, de los cuales un 10% residen fuera del territorio catalán. Aragón es una de las comunidades autónomas con mayor número de simpatizantes azulgranas. Su federación de peñas, anexionada a Navarra y La Rioja, engloba 52 asociaciones entre las que se reparten casi 4.000 personas. La zaragozana Marta Gajate preside actualmente esta agrupación, y asegura que la polémica tras el fallo del Supremo no ha generado tanto desencanto como se pueda imaginar. 

"Por el momento, no hemos recibido ninguna notificación ni llamada de responsables de peñas. Algunos compartirán la postura del Barça y otros no, pero nadie se ha pronunciado en uno u otro sentido. Es evidente que el pensar de los barcelonistas de Huesca puede distar del de los de Calaceite, localidad que se encuentra muy próxima a la frontera con Cataluña, pero a mí nadie me ha presentado quejas", explica Gajate, quien "a título personal" respeta el manifiesto que emitió el club el pasado 15 de octubre. 

"La última reunión con algunos de los dirigentes la mantuvimos una semana antes de que se dieran a conocer las penas de cárcel del ‘procés’, y desde entonces no hemos recibido información al respecto", añade, antes de recordar que en 2017, con motivo de la consulta soberanista, sí que se sucedieron las protestas y algunas peñas llegaron a darse de baja. 

Por aquel entonces, ella ejercía como vicepresidenta de la federación y Miguel Iranzo era el presidente. Ahora, este último es alcalde de la localidad turolense de Alcorisa y prefiere evitar pronunciarse. Se limita a confirmar que están siendo tiempos complicados para los culés no catalanes, y nos deriva a su amigo Domingo Prats, dirigente de la Peña Barcelonista de Alcañiz, para que exponga el sentir de quienes se sienten desplazados. 

"La tendencia de las peñas del Barça en Aragón es muy negativa. La gente se muestra reacia a seguir por el descontento que ha generado la situación política y creo que muchas de estas asociaciones acabarán desapareciendo. Nosotros estamos en un ‘impasse’, a la espera de ver qué ocurre en las elecciones, pero en el último lustro se han dado de baja alrededor de 40 personas y nos siguen devolviendo recibos", comenta Prats, y lamenta que el desagrado con los colores azulgranas se perciba incluso en la venta de lotería. "Aquí tenemos la suerte de contar con una clientela fija y no nos estamos resintiendo, pero hay personas que te dicen que no quieren boletos porque se trata de un club independentista", reitera Prats. 

El fútbol, por encima de todo

A muy pocos kilómetros de la capital del Bajo Aragón, en la mencionada Alcorisa, Juan Salvat da voz a los seguidores barcelonistas de la zona, asegurando que el fútbol está por encima de todo. "En nuestra peña hay 160 socios y opiniones para todos los gustos. Hay gente que se ha dado de baja y otros prefieren mantenerse al margen. Somos conscientes de que la junta directiva del Barça, en su mayor parte, está integrada por empresarios catalanes que tienen ideología independentista y están presionados. Por eso, en nuestro local nos centramos en ver los partidos y no comentamos lo que está al margen", señala Salvat, y sostiene que les preocupa más "el mal juego del equipo" que cualquier polémica vinculada a la política.

Etiquetas
Comentarios