Despliega el menú
Fútbol

fútbol

El Atlético no sale del bache y el Barcelona se estrella en Granada

El técnico del Barcelona, Ernesto Valverde, volvió a dejar de inicio en el banquillo al argentino Leo Messi.

Partido entre el Barcelona y el Granada.
Partido entre el Barcelona y el Granada.
Efe

Un flojo y decepcionante Barcelona perdió este sábado por 2-0 en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante el Granada, que se confirma como la gran revelación en este inicio de campeonato y se coloca como líder provisional de LaLiga Santander.

Los goles del nigeriano Ramon Azeez al inicio del partido y de Álvaro Vadillo de penalti en el segundo tiempo permitieron a los andaluces llevarse el triunfo ante un Barcelona atascado y que apenas creó peligro en todo el partido.

El técnico del Barcelona, Ernesto Valverde, volvió a dejar de inicio en el banquillo al argentino Leo Messi, tal y como ya hizo el martes en el partido de Liga de Campeones ante el Borussia Dortmund, esta vez junto al juvenil Ansu Fati para formar de inicio con el uruguayo Luis Suárez, el francés Antoine Griezmann y Carles Pérez como tridente atacante.

En la primera acción del partido marcó el Granada, aunque los visitantes pidieron una posible falta sobre el francés Clemen Lenglet en el origen de la jugada. Pasaban sólo unos segundos del primer minuto cuando el centro de Antonio Puertas se envenenó tras tocar en un defensa y Azeez remachó de cabeza en la línea de gol.

El Barcelona se apoderó del balón tras recibir un gol tan tempranero, aunque quien estuvo a punto de marcar antes del cuarto de hora fue de nuevo el equipo local en una gran acción individual de Antonio Puertas que obligó a lucirse al holandés Marc Andre Ter Stegen.

La primera ocasión del Barcelona llegó en el ecuador del primer tiempo con una falta directa desde la frontal del área que el uruguayo Luis Suárez estrelló en la barrera, aunque el cuadro azulgrana apenas creó peligro antes del descanso y no disparó sobre los tres palos de la meta local en todo el primer tiempo. El equipo catalán tuvo muchos problemas para superar la presión alta del Granada y sólo por la banda izquierda con Carles Pérez encontró algunas vías para llegar al área rival.

Los locales no se limitaron a defender, sino que buscaban ataques rápidos cada vez que recuperaban el balón y en varias ocasiones más merodearon con peligro en el primer tiempo la meta visitante.

Valverde dejó en el vestuario en el intermedio a Junior Firpo y a Carles Pérez para dar entrada a Ansu Fati y a Messi, aunque al inicio del segundo tiempo volvió a estar a punto de marcar de nuevo el Granada tras un fallo de Ter Stegen que casi se cuela el balón en su propia meta al no blocar bien un balón fácil.

Mejoró algo el Barcelona con Messi jugando entre líneas por detrás de los tres atacantes y Ansu Fati dando profundidad al campo por la izquierda, agotando sus cambios Valverde con media ahora aún por delante al entrar el chileno Arturo Vidal por el croata Ivan Rakitic.

Nada más entrar al campo, Arturo Vidal tocó con la mano el balón en el área tras una falta botada por Vadillo y el propio extremo rojiblanco se encargó de marcar el 2-0 en un penalti señalado por el árbitro tras consultar el VAR.

El Barcelona probó por primera vez al portugués Rui Silva en el minuto 68 en una buena jugada personal de Ansu Fati, el único jugador capaz de desequilibrar en los visitantes. Los de Valverde apretaron en el último cuarto de partido, aunque con más corazón que fútbol, y pisaron mucho el área local aunque sin ocasiones claras hasta que Messi puso a prueba a Rui Silva a falta de diez minutos.

Ahí se acabó el bagaje ofensivo de un Barcelona incapaz que vio cómo las últimas ocasiones, incluso, fueron de los locales, con una falta directa lanzada por Vadillo que se marcho fuera por poco.

El Atlético tampoco mejora

El Atlético de Madrid y el Barcelona no acaban de arrancar en la Liga y viven en un particular bache después de empatar 0-0 ante el Celta en el estadio Wanda Metropolitano y de perder 2-0 ante el actual líder momentáneo, el Granada, que superó con rotundidad al equipo de Ernesto Valverde.

Si todos los focos apuntaban a la crisis del Real Madrid después de su errático inicio de Liga y de su derrota estrepitosa ante el París Saint-Germain esta semana, el conjunto blanco, si gana al Sevilla, podrá respirar más tranquilo por los pinchazos de sus dos máximos rivales.

El primero en dejar escapar puntos fue el Atlético, que no pasó del empate sin goles en su estadio ante el Celta. Después de perder 2-0 ante la Real Sociedad en Anoeta la pasada jornada, el equipo de Diego Simeone necesitaba recuperar la senda de la victoria para confirmar las buenas sensaciones del inicio de curso.

Sin embargo, el conjunto rojiblanco no salió del bache y se estrelló ante la figura del portero Rubén Blanco, que hizo varias paradas meritorias que frenaron la victoria rojiblanca. Sumó una a Felipe Augusto tras un remate del brasileño a bocajarro, otra a un zapatazo de su compatriota Renan Lodi, una tercera a un remate del portugués Joao Félix y una cuarta a un intento de Koke Resurrección.

Sin duda, fue el protagonista de un duelo en el que Joao Félix volvió a ser sustituido por Simeone después de firmar un duelo desubicado sobre el césped del Wanda Metropolitano en el que el Celta, con una propuesta ordenada, pudo con el conformismo atlético del principio y con su arreón del segundo tramo del duelo. El punto fue justo y el cuadro rojiblanco presenta síntomas de debilidad. 

Etiquetas
Comentarios