Despliega el menú
Fútbol

fútbol

Samu Saiz: “La Operación Oikos me está perjudicando a nivel personal y deportivo”

El futbolista ha declarado este miércoles ante el juez como investigado por la presunta trama de amaños y apuestas deportivas. También lo han hecho Charly Briones y Borja Gómez.

Samu, a su llegada al Palacio de Justicia con el abogado Juan Gonzalo Ospina y Charly.
Samu, a su llegada al Palacio de Justicia con el abogado Juan Gonzalo Ospina y Charly.
Pablo Segura

La Operación Oikos ha vivido este miércoles un nuevo capítulo con la declaración ante el juez instructor Ángel de Pedro de los futbolistas Samu Saiz, Charly Briones y Borja Gómez. Los tres han comparecido en el Palacio de Justicia de Huesca como investigados por un presunto delito de corrupción en el deporte. Lo han hecho para negar cualquier vínculo con la trama y sus respectivos abogados van a solicitar de manera inmediata el archivo del procedimiento ante la “falta de pruebas” y las “conjeturas” que, según los letrados, contiene el sumario con respecto a sus representados.

Samu, exjugador de la Sociedad Deportiva Huesca, y Charly, que perteneció al Sariñena, también se han referido a los problemas que la Oikos está ocasionando a sus carreras deportivas. “Había clubes interesados en mí que se han echado atrás por este tema”, ha señalado Saiz, que esta pasada campaña actuó en el Getafe de Primera División. Ambos han llegado juntos al Palacio de Justicia poco antes de las diez de la mañana y acompañados por su abogado, Juan Gonzalo Ospina. Se les investiga por el presunto amaño del partido Sariñena-Cariñena de la Tercera aragonesa que se jugó el 13 de abril de 2017.

Este terminó con victoria monegrina por 1-0 y, según los investigadores de la Policía Nacional, se habría producido un intento de amaño en el que estarían involucrados Charly, que saltó al campo en el minuto 87, Samu Saiz e Íñigo López. Ambos, jugadores del Huesca en aquel momento. Samu y Charly han negado cualquier relación con los presuntos cabecillas de la trama, Raúl Bravo y Carlos Aranda, así como con cualquier intento de adulteración de resultados deportivos.

Ospina ha insistido tras la declaración de sus clientes en que “las declaraciones han ido como preveíamos. Han respondido a todas las preguntas y no teníamos intención de ocultar nada. Sí de esclarecer lo que se investiga y buscar explicaciones a las conversaciones de ámbito privado que aducían a unos videojuegos a los que jugaban en la época de las investigaciones”. A su parecer, “no hay ningún indicio incriminatorio sólido u objetivo que les pueda relacionar con ello y vamos a pedir el archivo y sobreseimiento y que se depuren las responsabilidades que se hayan podido cometer contra su dignidad”.

Se trataría de “esclarecer la verdad en torno a unas conversaciones telefónicas que se han sacado de contexto” entre Samu Saiz, Charly Briones y el propio Íñigo López. Samu ha aludido por su parte a que quiere “que se haga justicia lo antes posible porque me está perjudicando bastante a nivel personal y deportivo. Que la Justicia sea justa. Muchos equipos que confiaban en mí a nivel deportivo se están echando atrás por estas situaciones que no sé por qué se están dando”. El mediapunta sí espera, en todo caso, jugar el curso que viene.

Por su parte, Charly Briones ha respondido “a todas las preguntas del juez” y espera que “esto se resuelva lo antes posible”. En opinión del jugador natural de Guinea Ecuatorial, “ha sido todo un malentendido y la Justicia actuará como es debido. No tengo nada que ver, solo que entonces pertenecía al Sariñena”. A Charly, que ya tiene destino, le ha sucedido algo similar a lo ocurrido con Samu, “amigo íntimo” con el que comparte representante. Vivió durante un tiempo en su casa y “coincidíamos en los desayunos. Jugábamos al FIFA o al Counter Strike, pero no llegué a jugar con Íñigo López a la consola”.

Borja Gómez, que en un primer momento estaba convocado por el juez De Pedro para el jueves 18 de julio, ha pedido adelantar su declaración a este miércoles. Según el sumario de la Operación Oikos, se trataría de otro de los futbolistas presuntamente implicados en la trama. Sin embargo, ha aseverado a los medios de comunicación presentes que “no hay nada que me implique y para el juez, tampoco”. Se le ha preguntado si conocía al resto de nombres que han aparecido en la investigación y solo se ha referido a que coincidió en el Granada con Íñigo López y Carlos Aranda.

No han sido “los mejores meses de mi vida” pero se encuentra “tranquilo porque no he tenido nada que ver”. Su abogado, José Baltasar Plaza, ha añadido que “esperamos que termine esta pesadilla cuanto antes. No hay más que una merca conjetura policial que no se sustenta, como el propio juez instructor ha reconocido”. Como en los casos de Samu y Charly, se va a pedir el “inmediato” archivo y sobreseimiento libre de la causa.

En las declaraciones también se han personado el abogado de la Sociedad Deportiva Huesca, José María Oliván; el de Juan Carlos Galindo, Bernardo del Rosal; el de Íñigo López, Juan Pablo Lerena, y, asimismo, Antonio Caravaca como letrado de la Federación Española de Fútbol y Fran Martínez por la Liga de Fútbol Profesional, que ejercen la acusación particular como también lo hace el Real Valladolid. El jueves 18 de julio están llamados a declarar el exdirector deportivo de la SD Huesca, Emilio Vega, y el jugador Carlos Caballero, ambos en calidad de investigados.

Etiquetas
Comentarios