Despliega el menú
Fútbol

fútbol femenino

Mapi León: "En el campo voy a cara de perro"

La zaragozana asegura que, dentro del campo, "sé que puedo tener una imagen de dura, pero no", al tiempo que analiza el papel de España en el Mundial de Francia.

Mapi León, en un entrenamiento con la selección española.
Mapi León, en un entrenamiento con la selección española.
Juan Carlos Cárdenas/Efe

Con un mensaje tatuado en el cuello, María Pilar León (Zaragoza, 1995) se encarga de recordar que "las apariencias engañan". Sabe que su melena -rubio platino- o su brazo derecho -bañado en tinta- pueden dar pie a equívocos.

"Cada uno pensará una cosa de mí, pero no me importa", subraya la defensa aragonesa.

Tras su apariencia, cuenta, se esconde una chica "bastante normal y bastante bromista", aunque en el campo su rostro luce a menudo "muy serio". "Soy muy competitiva. Voy a cara de perro porque soy muy picada. No me gusta perder a nada. Me imagino que la gente cuando me ve en el campo pensará que soy una borde, que vaya cara saco. Se preguntarán: ¿Pero a dónde va esa chula?", expone antes de romper en una carcajada.

"Luego, fuera, la verdad es que soy todo lo contrario. Bueno, todo lo contrario no. Alfonso, el médico que tenía en el Atlético de Madrid, siempre me decía que cambio un montón. Dentro del campo puedo estar seria, enfadada; pero luego soy alegre. Hay un cambio grande", reconoce.

Mientras que fuera del campo doma su carácter su vena más creativa -le gusta mucho dibujar-, sobre el césped se deja gobernar "por la adrenalina".

"Cuando estoy a mil pulsaciones, a veces pierdo las formas. Le puedo gritar a una compañera... Es que me corre la sangre. Sé que puedo tener una imagen de dura, pero no. Cuando se me conoce en persona se me ve que soy buena gente. Eso sí, también tengo mis ratos, en los que no me puedes hablar", puntualiza.

La aparente dureza de la central aragonesa, titular en el Barça y en la selección española de fútbol, se desintegra en la derrota. Su llanto, de hecho, era inconsolable el 18 de mayo tras verse con un adverso 4-1 en la final de la Liga de Campeones, en Budapest.

Confiesa aún emocionada que ese día sintió haber "pecado de palurda". "Me fui con esa sensación de decir: 'Qué pringada he sido'. Tendría que haber sido más lista, tendría que haber sido más perra, más guarra en la manera de jugar", asegura.

"Me fui jodida porque sentí que se lo había puesto fácil a las delanteras del Olympique de Lyon. Luego lo analizas y piensas que es el mejor equipo que hay. ¡Pero yo en ese momento estaba tan dolida! Íbamos con esperanza... ¿Y si ellas tienen un mal día? ¿Y si tú lo tienes bueno? ¿Y si suena la flauta? En media hora nos tragamos el partido. Ellas arrean, tú no lo aguantas. Luego dimos la cara, tuvimos ocasiones, tuvimos más el balón... sí, pero te llevaste cuatro. Imagínate la sensación que tenías dentro cuando llevas 4 y solo llevas 30 minutos... Fue lo que fue, una cagada", lamenta.

Aquel disgusto le duró días, pero Mapi León no rehuye un nuevo embate ante las mejores atacantes del mundo.

Contempla, de hecho, ese revés como un "aprendizaje". "Lo que piensas es en volver a tener una segunda oportunidad para volver a vivir eso, volver a llegar a una final y demostrar que has aprendido y mejorado. La realidad es que son mejores que tú, pero al mismo tiempo ese es el nivel al que quieres llegar", advierte.

Ella está en el camino de convertirse en una de las mejores centrales del continente, algo impensable cuando se desenvolvía como extremo. Más común era verla en el lateral con La Roja, pero en el Mundial de Francia se mueve en el eje junto a Irene Paredes.

Ambas afrontarán este lunes en Reims la difícil tarea de contener al ciclón estadounidense. Alex Morgan, Carli Lloyd, Tobin Heath, Megan Rapinoe o Christen Press son nombres que espantarían a cualquier defensa. No a Mapi León: "Son los partidos que más disfruto. A mí me gusta mi trabajo, me gusta ser defensa. Cuando tienes que luchar contra las mejores, contra gente muy 'top', tienes que dar tu cien por cien. Es cuando ves de lo que eres capaz y de lo que no. A mí son los duelos que más me gustan".

Etiquetas
Comentarios