Fútbol

Ángel Lafita: "Me estoy dando cuenta que la vida no solo depende del fútbol"

El zaragozano, retirado del deporte profesional hace unos meses, disfruta ahora de sus hijos y de su nuevo día a día alejado de los terrenos de juego.

Ángel Lafita, sonriente en la calle Alfonso.
Ángel Lafita, sonriente en la calle Alfonso.
José Miguel Marco

Después de toda una vida ligada al balón, hace unos meses anunció su retirada como futbolista profesional. ¿Qué tal le va?

Estoy mucho más ocupado que antes. Cuando lo dejas es cuando te das cuenta de la vida privilegiada que tenías. Tengo tres hijos, de ocho y tres años, y diez meses. Ahora valoro mucho lo que antes no podía hacer. El simple hecho de poder ir a ver a mi hijo Leo a jugar al fútbol es lo máximo. Antes era totalmente imposible.

¿Cómo es su día a día?

Llevo a los pequeños al colegio y atiendo mis negocios en las empresas que ya fundé hace unos años. Voy a buscar a los niños y, a partir de ahí, empieza cada día una auténtica final de Champions junto a mi mujer (risas). Deberes, cena, baño... Quizá suena raro decirlo, pero me estoy dando cuenta que la vida no solo depende del fútbol. Necesitaba reciclarme.

Al final, llevaba la misma rutina de entrenamientos y partidos cada fin de semana desde que tiene uso de razón.

Exacto. Es una dinámica en la que te metes y no te das cuenta de ella hasta que sales. Al final, los pequeños placeres que para algunos son el día a día, estoy descubriendo que son la leche. Por eso los estoy exprimiendo al máximo.

Le puso el broche a su carrera en Emiratos Árabes Unidos. ¿Cómo fue aquella experiencia?

Fue brutal en todos los aspectos. Me marché con mi mujer, Laura, y mis hijos mayores, Leo y Romeo. Siena nació a la vuelta en Zaragoza. Fue un cúmulo de experiencias que te abre la mente. Gracias al fútbol he podido viajar y conocer otras culturas. Y ojalá hubiera podido viajar más aún.

En España jugó en el Real Zaragoza, el Deportivo y el Getafe. Una carrera de primer nivel.

Me siento muy orgulloso de lo que he conseguido. Pero te das cuenta de lo que has logrado cuando lo dejas. Cuando redactaba mi carta de retirada pensaba: 12 años en la élite y nunca he jugado en Segunda. Gané un título en Abu Dabi, pero me siento más orgulloso de no haber bajado nunca con las posibilidades y lo difícil que resultó.

En su momento más álgido, no estuvo tan lejos de debutar con la selección española.

Hubo un periodo en el Dépor que no estuve tan lejos, es cierto. Pero me pilló la época más dorada de la selección, el Mundial… ahora hubiera sido más sencillo.

¿Tiene el fútbol aparcado al cien por cien? No le llama ser entrenador, agente, director deportivo…

Lo que más me gusta hoy del fútbol es trabajar con los chicos. Tengo un campus en Castillo de Jaca y eso me llena. Su ilusión es la esencia del deporte. De cara al fútbol profesional… no descarto nada pero no busco tampoco nada.

Y Leo, ¿qué tal le pega?

Tiene maneras. Juega en el Juan de Lanuza, en el colegio, a fútbol 8. Pero para mí lo importante es que disfrute con sus amigos.

El que le sigue pegando muy bien es su hermano Nacho, en el Ejea.

Está en el mejor momento de su carrera. Disfruto mucho viéndole jugar. Siempre que puedo me escapo y la verdad es que el club, el Ejea, y su afición son de admirar.

Ve los partidos de su hijo y de su hermano. También me consta que va a La Romareda.

El Zaragoza nunca me lo pierdo. Y siempre que puedo voy al campo.

¿Cómo ve al equipo?

Los resultados no están acompañando y es momento de que el zaragocismo se una más que nunca. Al final, cuando van bien las cosas es muy fácil subirse al carro. Cuando van mal, es cuando realmente te das cuenta quién quiere sumar. La Segunda es muy larga y estamos a tiempo de todo.

¿Este año?

Más esperanza que tengo yo, después de todo lo que he vivido como jugador… las salvaciones de Jiménez, Aguirre… En el fútbol se puede conseguir todo. Sea como sea, el Zaragoza necesita volver a Primera, la viabilidad del club pasa por ahí. Y por la afición, claro. Cualquier club de España desearía tenerla. El legado familiar del zaragocismo es algo muy especial.

Etiquetas
Comentarios