Despliega el menú
Fútbol

La final de la Libertadores se retrasa tras el ataque al bus de Boca Juniors

"La posición de Boca es no jugar. Tenemos dos jugadores heridos", asegura el vicepresidente de Boca tras el ataque al autobús de su equipo por parte de los aficionados de River Plate.

La policía, junto a los aficionados de River en las puertas del estadio.
La policía, junto a los aficionados de River en las puertas del estadio.
Efe

Aficionados de River Plate apedrearon este sábado el bus que trasladaba a los futbolistas de Boca Juniors para jugar la final de la Copa Libertadores en Buenos Aires, por lo que, la Conmebol decidió demorar el inicio del partido una hora.

"A efectos de cumplir con el cronograma de la final, el partido empezará a las 19:15 horas (23.15 hora española)", dijo la Conmebol, organizadora de la competición, en su cuenta oficial de Twitter. El partido estaba previsto para las 17 horas en Argentina.

Médicos de la Conmebol se encuentran revisando a algunos futbolistas de Boca que resultaron heridos por la rotura de los cristales y por los gases que lanzó la policía para intentar contener los incidentes.

Imágenes de televisión mostraron a dos jugadores de Boca saliendo del vestuario para ser atendidos, y algunos medios locales dijeron que los futbolistas fueron trasladados a centros médicos para que se les realicen controles.

"La posición de Boca es no jugar. Tenemos dos jugadores heridos", dijo a Fox Sports Darío Richarte, vicepresidente del club "xeneize" antes de que se decidiese el retraso del encuentro.

Pablo Pérez, capitán de Boca Juniors, se retiró del vestuario para ser trasladado a una clínica tras la agresión que sufrió el autobús que llevaba al equipo al estadio Monumental para jugar ante River Plate el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores.

Asimismo, sus compañeros Carlos Tevez y Agustín Almendra no están en condiciones de disputar la final debido a las agresiones.

Según lo han informado fuentes allegadas a Boca, Almendra tiene varios cortes en el cuerpo y Tevez ha vomitado varias veces en el vestuario, como consecuencia del gas pimienta que las autoridades lanzaron para dispersar a los fanáticos que violentaron el autobús.

El vehículo del Xeneize fue atacado por hinchas de River Plate que lanzaron piedras y al parecer botellas, y rompieron algunos vidrios.

"Debido a los hechos sucedidos con el bus del Club Boca Juniors, el partido ha sido postergado hasta las 18:00 horas", publicó la Conmebol en su cuenta de Twitter.

La rectora del fútbol sudamericano sostuvo en el Monumental una reunión con dirigentes de Boca y de River tras lo acontecido y luego de escuchar la petición del presidente del Xeneize, Daniel Angelici, de suspender el partido por falta de condiciones. 

Este escándalo se da apenas días antes de que líderes de las naciones industrializadas que integran el G20, incluidos Donald Trump y Vladimir Putin, se reúnan en Buenos Aires a apenas unas cuadras de donde se registraron los incidentes.

La final entre River y Boca es la primera entre dos clásicos rivales y entre los dos clubes más populares de un país en más de seis décadas de la Libertadores, por lo que concentró la atención mundial.

Etiquetas
Comentarios