Despliega el menú
Fútbol

La crecida del Ebro

La victoria ante el Lleida (2-1) en la tercera ronda de la Copa del Rey abre un camino de posibilidades para los arlequinados. Su presidente, Jesús Navarro, los contempla emocionado.

La plantilla celebra en el vestuario el pase a dieciseisavos de final de la Copa del Rey tras ganar al Lleida.
La plantilla celebra en el vestuario el pase a dieciseisavos de final de la Copa del Rey tras ganar al Lleida.
CD Ebro

Y se desbordó el Ebro este miércoles pasado. Una riada de alegría a última hora de la tarde. Al curso medio, la vega de La Almozara en Zaragoza, inundada de ilusión. Unos 850 espectadores bañados en la celebridad. Sedimentos de constancia, erosión de las barreras del fútbol moderno, y una desembocadura con premio al trabajo, a una estructura de pico y pala o al momento de flaqueza actual en la cuarta campaña consecutiva en Segunda División B. Un pase a dieciseisavos de la Copa del Rey del que forman parte muchas personas. Hombres de balompié, del rudo camino en categorías humildes, que dentro de poco vestirán elegantes, con sus mejores galas, para recibir a un equipo de Primera División con cartel de Champions League o, en su defecto, de Europa League.

Es la 'Niña de tus ojos', una dama de revitalizada atracción. Un Ebro que acapara todas las miradas en la capital aragonesa, en la comunidad y en la geografía nacional. Concierto que se internacionalizará mañana en el sorteo de la Ciudad del Fútbol (Las Rozas) a las 12.00. Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Villarreal, Real Betis o Sevilla. Siete clubes de competencia en el viejo continente de los cuáles uno de ellos podría visitar La Romareda, una vez el equipo dueño de los derechos ofreció, con señorío, este privilegio al club arlequinado. El cuadro local no será esta vez el Real Zaragoza, sino el grupo dirigido por Manolo González. Un entrenador que merece mención especial, sujetado por Ander Garitano a pesar de tener al equipo colista en la división de bronce, pero que aún así ya ha pasado a los anales de la historia y tendrá su capítulo en los libros balompédicos zaragozanos. Él prefiere la visita del equipo de Lopetegui. Mejor dicho, de Florentino Pérez.

Y el presidente del Ebro, Jesús Navarro, al frente de la entidad desde hace ya 23 años, ¿qué siente? "Pues imagínese, una vida aquí, sufriendo campos de tierra y otras cosas del fútbol regional... Esto es lo más a lo que podemos aspirar", cuenta, mientras el 'shock' y la emoción le desmenuzan el discurso. "Nos debía algo el fútbol", reclama. Porque al Ebro no le están yendo bien las cosas en la Liga, pero ahora el panorama cambia. La inyección económica también es importante. De primeras, la clasificación copera lograda el año pasado en liga (sexta posición) supuso el ingreso primario de 11.000 euros. Una cifra que durante estos meses se ha visto incrementada, cercana a un tercio del presupuesto actual del club. En la primera ronda, el Ebro superó al Marbella en Málaga (+18.000 euros al ser visitante); en la segunda, venció de local al Murcia en los penaltis (+20.000); y en la última, la histórica en La Almozara contra el Lleida tras remontar el partido, ha supuesto un ingreso directo de 24.000. Ese es el reparto oficial que la Real al Federación Española de Fútbol (RFEF), jefa de los derechos televisivos del torneo, fija para los equipos que avanzan en el arduo camino.

Un plus que "arregla medio presupuesto", según el presidente, en vistas del partido de dieciseisavos que podría poner el punto sobre las íes en cuanto a proyección económica se refiere. Un golpe de efecto positivo en la billetera en estos momentos en los que se acerca el mercado invernal. Asimismo, las consecuencias son transversales, se inclinan hacia la cultura, el posicionamiento del club, la notoriedad. Un aterrizaje que abre caminos, tanto desde el prisma institucional como en el horizonte deportivo. Podría decirse que el Ebro ha accedido al mundo profundo, ha retirado las cortinas de todo lo que rodea a la modernidad futbolística (agentes, futbolistas...). “Todo es bonito”, resume Navarro.

Según el calendario oficial, los encuentros de ida de dieciseisavos se celebrarán el 31 de octubre y los de vuelta el 5 de diciembre. Por entonces, la crecida del Ebro podrá medirse con más firmeza y exactitud. Pendientes del televisor, como todo amante del fútbol, se podrá observar como Salva, Aarón, Tiago Portuga, Amelibia, Michele Diana, Ferrone, Ubay, Teo Tirado, Javi Cabezas, Sergio Cortés, Víctor García, Liñán, Gerrit, Sandro Toscano, Raúl González, David Mainz y Dani Martínez celebran el equipo que les toque en la esperada eliminatoria. Porque cualquiera será bien recibido, en La Romareda o en El Carmen, en césped recién estrenado o en hierba artificial. En todo caso, la crecida del Ebro es un hecho real, una gran noticia, que irá adquiriendo objetividad conforme se acerquen las fechas clave. Pero antes, toca jugar en Peralada este domingo en la novena jornada de liga. Que a nadie se le olvide lo que le pasó a la SD Formentera el año pasado, que, tras apear a todo un Athletic de Bilbao en Copa del Rey, descendió a Tercera División.

Etiquetas
Comentarios