Despliega el menú
Fútbol

Cambio de papeles entre Zaragoza y Cádiz una vuelta después

El Zaragoza, en su mejor momento de la campaña, visita a un Cádiz que ha pasado del ascenso directo a un punto de caer del ‘play off’.

El Real Zaragoza tratará de vengar la derrota por 0-2 frente al Cádiz en la primera vuelta.
El Real Zaragoza tratará de vengar la derrota por 0-2 frente al Cádiz en la primera vuelta.
Guillermo Mestre

Quedan cinco días para que el Real Zaragoza afronte el colosal desafío de salir victorioso del Ramón de Carranza, uno de los estadios más inexpugnables de la categoría. El Cádiz sólo ha perdido un partido de los 19 que ha disputado como local –en octubre frente a Osasuna–. Un dato que no debe intimidar al conjunto zaragozano ya que el equipo entrenado por Álvaro Cervera se halla varado en uno de sus peores momentos del ejercicio, encadenando siete jornadas consecutivas sin conocer el triunfo.

El panorama ha variado drásticamente para los gaditanos en apenas dos meses. Cuando en la vigesimoséptima jornada ocupaban la segunda plaza por octava fecha consecutiva, el ascenso directo se antojaba una realidad plausible. El ansiado retorno a la élite de esta emblemática entidad parecía bien encaminado. Sin embargo, justo en ese punto estalló una decadencia que se ha recrudecido en las última semanas. De aquella estancia en la antesala de la cima ha ido rodando por la cuesta hasta la sexta posición actual –la última que da acceso al ‘play off’– con apenas un punto de ventaja sobre el Real Oviedo y dos sobre el Real Valladolid, sus perseguidores más inquietantes.

Para bien y para mal, si una característica define a la escuadra andaluza es su alarmante dualidad, un estado ciclotímico que le impulsa hasta las alturas, pero que también puede precipitarle al abismo.

Tras un admirable arranque de temporada, en el que firmó cinco triunfos en las primeras siete jornadas –fue líder en la cuarta fecha–, se sumió en un estado depresivo en el que hilvanó siete choques seguidos sin conjugar el verbo ganar (de la sexta a las duodécima jornada).

Y justo cuando merodeaba la zona de descenso, revirtió la tendencia propinando un contundente golpe sobre la mesa. Ocho victorias al hilo –incluido un 0-2 en La Romareda–, desde la decimotercera hasta la decimonovena fecha, reintegraron a los amarillos en el dúo de cabeza. Aquello acaeció en diciembre y, desde entonces, la irregularidad les ha acompañado. Los discípulos de Álvaro Cervera únicamente han atrapado 13 de los últimos 36 puntos en liza, una cadencia a todas luces insuficiente para mantenerse en la promoción. Una deriva que contrasta con la del renacido Zaragoza, sólido en La Romareda, pero también lejos de ella. Están frescos en la memoria las recientes capturas de tres puntos en desplazamientos tan exigentes como el Sadar, Los Pajaritos o el Nou Estadi. El Carranza sería otro digno habitante en esta ilustre nómina de conquistas.

Un rival diezmado

Al factor estadístico y a las tendencias, se suma otro aliado para el conjunto blanquillo. Dos de los jugadores más determinantes del Cádiz, los extremos Salvi y Álvaro García, están prácticamente descartados por problemas físicos derivados del duelo del pasado domingo contra el Albacete.

Salvi, que salió llorando del campo, podría tener una rotura fibrilar que lo dejaría sin jugar lo que resta de temporada. Por su parte, Álvaro será duda hasta el último momento por una sobrecarga. Ambos son actores principales en el sistema gaditano. Nico y Aitor, sus sustitutos, han disfrutado de un protagonismo testimonial.

Etiquetas
Comentarios