Fútbol

Histórica clasificación del Ríos Renovables

El conjunto aragonés tumba por penaltis en un épico encuentro al Barça en los cuartos de final coperos. Hoy se medirá con el Jaén por un puesto en la gran final.

Los jugadores del Ríos celebran la gesta ante el Barça
Silvestre Szpylma

Fue el espíritu transgresor de la Copa, el escenario en el que el siervo se hace señor y hace suyos los valores de superación que aglutina el deporte. Este viernes se apropió de estas virtudes el Ríos Renovables, que capturó la clasificación para las semifinales (sábado, 20.15 ante el Jaén) después de derribar al superpoderoso Barça en los cuartos de final. Decían que era sueño. algo de eso había. Pero ayer lo persiguió con todo su alma el Sala 10, que sin ninguna duda atrapó el triunfo más trascendente de sus ya 30 años de historia.

La gesta quizá lleve el nombre de Adrián Parreira Oliveros, el hijo del mítico brasileño Ney, un chavalito de Figueruelas que hace cuatro días cumplió 18 años. Lesionados los porteros Iván Bernad y Arturo Santamaría, toda la responsabilidad recaía sobre el juvenil. Se portó como un campeón al cuidado de los tres palos, igual en los 40 minutos de juego que en la serie de penaltis, deteniendo el lanzamiento decisivo al internacional Rivillos. Adrián lucía ayer el número 28, el mismo que su admirado Sedano, portero del Barça y la selección española, que ayer no paró ni uno en la serie. Ningún detalle como éste para aquilatar la hombrada aragonesa.

Adrián Parreira firmó una actuación de bandera, pero sus compañeros se dejaron la vida. Solo así puede entenderse que un equipo iguale a uno ante un rival que hace un par de semanas le había metido 11 en la Palau. Se dejó la vida el Ríos Renovables, decía, pero además jugó con criterio, exprimiendo sus bazas, que, por cierto, no eran demasiadas. Santi Herrero bajó la línea de presión para distribuir las limitadas energías. A 10 metros de Adrián, a nueve, incluso a ocho. El Barça nunca se encontró cómodo. Apenas se limitó a buscar a Ferrao. A este paso, Andreu Plaza va a hacer bueno a Marc Carmona...

Solo las faltas amenazaron a un Sala 10 sereno, que bunquerizó a un inspiradísimo Adrián. Con el paso de los minutos, el Ríos Renovables se estiró y, además de llegar en acciones de estrategia, supo armar contras. En una transición de catón de Richi Felipe, Adri Ortego logró abrir la puerta de la esperanza. Era para frotarse los ojos al descanso: 0-1. La reanudación no trajo ninguna alteración en el guión. En ventaja en el marcador, el cuadro de Santi Herrero extremó su instinto de supervivencia, poblando la barrera humana ante un extraterrestre llamado Adrián. Paradójimente, la igualada llegó en una contra catalana, cuando el Sala 10 descompuso su figura al atacar con tres. Ferrao, preciso y precioso, firmó el 1-1. Llegados aquí, cuando todos daban por muerto al cuadro aragonés, emergió el Ríos Renovables. Valiente como el acero, jugó en fases con portero jugador, igual para atacar que para descansar temporizando el juego. Calambres, tirones, casta en cantidades industriales y el valor de acabar apretando en la porteríos del Barça. El empate final (1-1) ya era muy meritorio. La que vino después, simplemente constituye la porción más gloriosa  de la historia del Sala 10.   

FICHA TÉCNICA

FC Barcelona: Paco Sedano, Tolrá, Joao, Dyego y Ferrao -cinco inicial-, Rivillos, Leo Santana, Aicardo, Joselito, Adolfo y Esquerdinha.

Ríos Renovables Zaragoza: Adrián Pereira, Adri Ortego, Retamar, Víctor Tejel y Nano Modrego –cinco inicial–, Óscar Villanueva, Richi Felipe, Thiago Cabeça, Carlos García y Anás.

Goles: 1-0, min. 17: Adri Ortego; 1-1, min. 28: Ferrao.

Penaltis: 0-1: Nano. 1-1: Aicardo. 1-2: Thiago. Rivillos, falla. 1-3: Anás

Árbitro: Cordero Gallardo y Linares López. Mostraron amarilla a Adrián Ortego, del Ríos Renovables.

Incidencias: cuarto partido de la serie de cuartos de final de la Copa de España. Se jugó en el Wizink Center de Madrid. Muy buena entrada.

Etiquetas
Comentarios