Despliega el menú
Fútbol

"No cobramos por jugar y el trabajo va por delante... tenía que atender esa llamada"

El jugador del Tardienta fue amonestado por hablar por teléfono durante un encuentro. El Comité de Competición le retiró la tarjeta este jueves.

Barluenga, en primer plano con el brazalete de capitán, en los prolegómenos de un choque de la pasada campaña.
Barluenga, en primer plano con el brazalete de capitán, en los prolegómenos de un choque de la pasada campaña.

Tras ocho temporadas en el C.F. Tardienta, el lateral izquierdo Rubén Barluenga no es sólo el capitán y uno de los jugadores con mayor trayectoria en el club. También es, en estos momentos, el integrante más mediático del equipo, que actualmente compite en el grupo I de Regional Preferente.

Una condición que ostenta después de ver una tarjeta amarilla por atender una llamada durante el choque de la pasada semana ante el Alcolea C. F. Una amonestación que días más tarde, este jueves, fue retirada por el Comité de Competición tras atender las reclamaciones de su equipo.

Rubén, de 28 años y natural de Tardienta, lleva varios días recibiendo decenas de mensajes de amigos y conocidos, especialmente desde su aparición en una emisora de radio nacional: "Estoy recibiendo más 'WhatsApps' que por mi cumpleaños", asegura entre risas.

La historia ha tenido un final satisfactorio para el jugador, que en el momento recibió la amonestación con incredulidad: "Salté al campo en el minuto 54 y avisé al árbitro de que quizá tendría que atender una llamada por motivos laborales. En ese momento me dijo que no habría ningún problema. Minutos más tarde, sobre el 60, me avisaron desde el banquillo de que sonaba el móvil y acudí a coger la llamada, diciéndoselo al linier. Al regresar, en el 62', me enseñó la amarilla". Según recoge el reglamento, no se pueden utilizar dispositivos electrónicos durante los encuentros en el banquillo.

La anécdota pudo quedar ahí, pero en el minuto 88 'Barlu' protestó una decisión arbitral y vio la segunda amarilla. Y, por tanto, fue expulsado y se perdió el tramo final del choque, que se llevó el Alcolea por 0-2.

Pese a todo, el carrilero tardientano, que trabaja en la gestión de un parque eólico, repetiría la acción si la situación se diese de nuevo: "Hay que entender que no cobramos por jugar y que el trabajo va por delante. Tenía que atender esa llamada porque ese fin de semana estaba de guardia y responder al teléfono está dentro de mis obligaciones", concluye.

Etiquetas
Comentarios