Despliega el menú
Fútbol

Un padre arrepentido se disculpa por gritar al árbitro en el partido de su hijo en Ejea

Moisés Irigoyen gritó al colegiado en un partido del AD Rivas infantil de Ejea de los Caballeros

AD Rivas dee Ejea de los Caballeros
AD Rivas dee Ejea de los Caballeros

Rectificar es de sabios. Y eso mismo ha hecho Moisés Irigoyen, padre de un jugador de 12 años del AD Rivas infantil de Ejea de los Caballeros, después de protagonizar un desafortunado episodio en el último partido disputado por el equipo del menor. Ocurrió el sábado, cuando Irigoyen reclamó airadamente un gol fantasma que el colegiado dio por válido.

“Le protesté al colegiado como un auténtico ultra y lo hice al lado del banquillo de los críos. Se me quedaron mirando y me dio un bajón porque inmediatamente pensé pero qué he hecho”, ha explicado Irigoyen, que percibió que su hijo se había avergonzado de él.

A la conclusión del partido, fue corriendo a hablar con el árbitro para pedirle disculpas y por la noche escribió una carta que está recorriendo las redes sociales. "Como padre con neuronas me he dado cuenta de que me había equivocado porque estaba provocando una situación en la que ponía en duda ser un padre ejemplar”, empezaba el texto, antes de lanzar un aviso: “Los padres no somos ni jueces ni jurados y el respeto debe ser una prioridad".

Su hijo David, como no podía ser de otra forma, se siente muy orgulloso de la acción de Irigoyen. Los representantes del club, también.

Etiquetas
Comentarios