Despliega el menú
Fútbol

El Huesca rompe la maldición

Firma su primer triunfo ante el Real Zaragoza en su historia como Sociedad Deportiva.

La evolución de los derbis aragoneses.
La evolución de los derbis aragoneses.

Noche de gloria en El Alcoraz. Huesca celebró por todo lo alto el triunfo del equipo de sus amores (3-1) ante un Real Zaragoza inferior. El 6 de noviembre pasará a la historia en la hemeroteca de recuerdos del club oscense, que, por fin rompía la maldición que le acompañaba desde que llegó a Segunda División para firmar su primer triunfo ante el conjunto zaragocista en su historia como Sociedad Deportiva.

Un éxito que la hinchada azulgrada guardará en la retina por el despliegue emocional, táctico y técnico del conjunto local, en una noche gélida que congeló las ideas de un Real Zaragoza irreconocible en la puesta en escena que planteó Natxo González, que puso fin a la racha de su equipo de siete jornadas sin perder. Su homónimo en el banquillo, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, le dio un repaso con la pizarra, para mayor gloria de una afición que se acostó viendo que la SD Huesca ya es segunda en la clasificación, plaza que le mete en puestos de ascenso directo.

El derbi de este lunes se suma ya a la lista de duelos territoriales que arrancó en la Nochevieja de 1950. Desde entonces, el Real Zaragoza y el Huesca (con dos denominaciones, Unión Deportiva y Sociedad Deportiva) se han enfrentado en doce ocasiones: cuatro veces en Copa del Rey y el doble (ocho) en Segunda División.

El 31 de diciembre de 1950, el antiguo campo de Torrero acogió el primer derbi aragonés oficial, enmarcado en la Segunda División española y resuelto con una contundente victoria (3-0) del Zaragoza ante la denominada entonces UD Huesca. Cuatro meses después, el 29 de abril de 1951, en el encuentro de la segunda vuelta, el conjunto que dirigía Luis Urquiri sucumbió en el estadio San Jorge. Aquella derrota –única hasta la fecha como Real Zaragoza y UD Huesca– escoció mucho en la capital del Ebro, pero el equipo blanquillo acabó ascendiendo a Primera.

Se abrió un amplio paréntesis en liga en el que los clubes siguieron su camino. Se fundó la Sociedad Deportiva Huesca en 1960 y el Real Zaragoza magnificaba su nombre en la élite nacional. El sorteo de la Copa del Rey propició un doble enfrentamiento regional en 1978 y 1985, que siempre tuvo color blanquillo.

Más ajustados han sido los marcadores que se han ido sucediendo desde 2008, cuando ambos clubes coincidieron en Segunda. La SD Huesca –recién ascendido– perdonó al Zaragoza –recién descendido– el 6 de diciembre de ese mismo año, y un solitario gol de Ander Herrera decantó la balanza hacia el lado zaragocista en mayo de 2009.

A partir de entonces, las trayectorias de unos y otros fueron dispares. El Real Zaragoza se mantuvo a duras penas tres temporadas en Primera, pero no pudo evitar un nuevo descenso en 2013. Esa misma campaña la SD Huesca cayó a la Segunda División B, esquivando el reencuentro que sí se produjo en 2016, con dos enfrentamientos que tuvieron acento zaragocista.

Hasta que llegó el 6 de noviembre y el maleficio que acompañaba a la SD Huesca se rompió en otro derbi para la historia.

Etiquetas
Comentarios