Despliega el menú
Fútbol

El Real Madrid se agarra a la fe

Sólo le vale ganar en Riazor y soñar con un pinchazo del Barça en Granada.

El Real Madrid gana en Getafe
El Real Madrid gana en Getafe
Efe/AFP

Para hacer realidad lo que se puede considerar casi una utopía, al Real Madrid no le queda otra que ganar este sábado al Deportivo en Riazor y soñar con un pinchazo del Barça en Los Cármenes. Una posibilidad enormemente complicada que el campeón sea sepultado en Los Cármenes, imposible para prácticamente todo el mundo del fútbol, pero factible cuando hay tal presión y tantísimo en juego y está en la pelea un equipo como el Real Madrid que, fiel a su historia, se niega a rendirse hasta que esté muerto.

Sin embargo, en esta ocasión depende de lo que sería un batacazo histórico del eterno rival. De prácticamente un milagro, al que ni el entrenador ni los futbolistas blancos desean renunciar mientras haya vida. "Tenemos que hacer lo imposible y esperar lo posible. ¿Por qué no? Hasta el final vamos Real", escribió este viernes en las redes sociales el capitán, Sergio Ramos.

Pese a que todo está en su contra y a favor del Barcelona, el Real Madrid no tiene otro remedio que agarrarse a la fe. "Vamos a creer hasta el final, hasta el último minuto, hasta el último segundo", insistió este viernes el técnico del segundo clasificado, Zinedine Zidane, el inesperado aspirante a una Liga que estuvo totalmente teñida de azulgrana y que se tendrá que decidir en la última jornada porque los culés tiraron su ventaja y los merengues han reducido la diferencia a sólo un punto gracias a sus 11 victorias consecutivas en el campeonato.

Con el duodécimo triunfo seguido podría llegar la 33ª Liga en la historia del Real Madrid, aunque la lógica apunta a que este sábado mantendrá su palmarés, a la espera del trascendental duelo de dentro de dos semanas en la lucha por la Copa de Europa contra el Atlético.El Barça, ante un Granada salvado

El FC Barcelona se juega el título de Liga el sábado, en el Nuevo Los Cármenes, de donde es seguro que saldrá campeón con la victoria ante un Granada que no se juega nada después de haber asegurado en la penúltima jornada su permanencia matemática una temporada más en Primera división.

Los azulgranas visitan Granada con el objetivo de sentenciar, y no estar pendientes de cuanto acontezca en Coruña, una Liga que ya tenía prácticamente ganada hace dos meses, cuando acudía a El Madrigal con una diferencia sobre el Atlético de Madrid y el Real Madrid de 8 y 12 puntos, respectivamente.

Se encontrarán un rival liberados de toda tensión y con la tranquilidad de saber que no se juega nada a efectos de descenso, pero que desea mejorar su posición final en la clasificación, algo que, ya para la próxima temporada, le reportaría mayores beneficios en el reparto de los derechos televisivos.

Los granadinistas, además, desean cerrar el campeonato ofreciendo una alegría a su afición y logrando un buen resultado ante el Barcelona, más aún cuando el caprichoso calendario les ha convertido en jueces de un histórico desenlace liguero.

Etiquetas
Comentarios