Despliega el menú
Fútbol

La Policía alemana trata de esclarecer la amenaza

El peligro de atentado obligó a suspender el Alemania-Holanda en el estadio de Hannover.

La ciudad Hannover amanecía con una fuerte presencia policial después de que las autoridades alemanas cancelaran el partido de fútbol amistoso que iba a enfrentar a Alemania y Holanda ante el temor de un atentado islamista.

El operativo policial se concentra en varios puntos de la ciudad, pero por el momento todavía no se han producido detenciones ni se han hallado artefactos explosivos, precisó una portavoz de las fuerzas de seguridad.

Asimismo, la policía continúa buscando a un desconocido que abandonó en un tren un "objeto sospechoso" que, tras su destrucción, resultó ser una bomba falsa.

El jefe de la Policía de Hannover, Volker Kluwe, había asegurado ayer en declaraciones a la televisión pública ARD que había "indicios concretos" de un posible ataque terrorista con "explosivos".

Según informaciones del semanario 'Der Spiegel' en su edición digital y del diario ''Bild', los servicios secretos franceses fueron la fuente de esta información.

Los primeros indicios apuntaban a que un grupo en torno a un ciudadano norteafricano podrían estar planeando un atentado y en concreto se habló de material explosivo, cinturones explosivos, armas automáticas y bombas en las vías de acceso al estadio.

Posteriormente los servicios secretos franceses apuntaron a un "terrorista durmiente", ciudadano iraquí, que habría planeado un atentado contra el encuentro amistoso.

Etiquetas
Comentarios