Despliega el menú
Fútbol

Agapito y Tebas se reúnen en Madrid

El anterior propietario y el presidente de la Liga abordaron ayer en la sede de la LFP la solución del Real Zaragoza mientras Javier Lasheras mantiene la intención de vender al grupo inversor mexicano 
zaragoza.

Agapito Iglesias en una imagen de archivo
Agapito y Tebas se reúnen en Madrid
Guillermo Mestre

La tarde de ayer tuvo Madrid como epicentro del destino del Real Zaragoza en dos puntos diferentes de su plano. Por un lado, en la sede de la Liga de Fútbol Profesional, Agapito Iglesias y Javier Tebas mantuvieron una reunión cumbre en la que, el anterior propietario de la SAD y el presidente de la LFP, abordaron en profundidad las escasas vías de salvación que le restan al club zaragocista antes de final de mes. Y, por otra parte, en un céntrico hotel de la capital de España se hospedó Luis Manuel Lobato Blanco, cabeza principal del grupo inversor mexicano que opta a comprar la SAD aragonesa, recién llegado a España para cerrar el acuerdo con Javier Lasheras, principal interlocutor del grupo de empresarios aragoneses que tutela en la actualidad las acciones del Real Zaragoza.

En la primera reunión, Tebas dejó a Agapito claras y definidas todas las pautas que la LFP desearía que siguiera para que el Real Zaragoza pueda seguir compitiendo en Segunda División y no se vea abocado a una causa de liquidación tras un posible descenso administrativo. En este sentido, la presencia de Agapito en Madrid, ya fuera de la mayoría accionarial del club desde la operación de compraventa que fraguó el 4 de junio, se encuadra como un paso más relacionado con la opción de que pueda ejercer, como sugirió la fundación Zaragoza 2032 al mediodía en su presentación, la retroacción de las acciones a manos de Iglesias para que este, una vez llevada a cabo esta maniobra legal, las pueda revender al grupo de empresarios que acaba de aparecer con un nuevo proyecto. Tebas y la LFP ven con buenos ojos esa tabla de salvación que ha surgido a través de esta nueva vía inversora aragonesa del grupo de Alierta.

Agapito, que ahora mismo posee el 14% de los títulos tras recuperar las acciones que no  refrendaron Víctor Otal y Jesús Martínez tras la operación inicial de compraventa, sigue pendiente de lo que deciden los actuales propietarios respecto de los inversores mexicanos. Y, además, ha trasladado a Tebas la existencia de un nuevo grupo alemán interesado en la adquisición del Real Zaragoza. Radicado en Stuttgart, estaría compuesto incluso por varios jugadores aún en activo y tendría de nuevo a Nayim como estandarte de enganche con el zaragocismo.

Mientras tanto, Javier Lasheras espera avanzar desde hoy de manera decisiva el acuerdo con los miembros del capital con raíz en México. Para ello, Luis Manuel Lobato Blanco aterrizó ayer en Madrid con un aval por valor de 5,6 millones de euros para entregar en el inicio de la semana próxima en las ventanillas de la Agencia Tributaria y desatascar el colapso que ahoga ahora mismo al Real Zaragoza.

Pese a que la aparición del grupo de Alierta va a hacer reconsiderar la actuación al grupo de Lasheras en las próximas horas, este no ceja en su voluntad de hacer prevalecer la opción mexicana.

Etiquetas