Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Copa Confederaciones

Gritos, pitidos y 'olés' brasileños

El mítico estadio se convirtió en una auténtica fiesta, aunque a pocos metros se producían protestas para exigir mejores servicios públicos y expresar su rechazo al gasto público en el torneo.

Agencias. Río de Janeiro Actualizada 01/07/2013 a las 02:34
2 Comentarios
Los colores de Brasil... y de EspañaREUTERS/EFE/AFP

Los gritos, cantos o pitidos de los más de 70.000 'torcedores' (hinchas) brasileños fueron los otros protagonistas de la final de la Copa Confederaciones y la banda sonora perfecta para un partido en un estadio mítico, el Maracaná.

Ya antes de que comenzara el partido, la multitud vestida de amarillo daba su calor a los jugadores de Brasil a su llegada al estadio, retransmitida por las pantallas del Maracaná, y abucheaba a los españoles, que se encontraban entonces en el estadio, a punto de salir a calentar.

Lo mismo se repitió durante el juego: la 'torcida' pitaba con fuerza a la Roja cuando tenía el balón, para empezar a vitorear a "los suyos" al tomar estos el control del esférico. Por pitar, pitaron hasta a la novia de Iker Casillas, la periodista Sara Carbonero, cuando esta salió en las pantallas del estadio durante el descanso del partido.

No habían pasado ni dos minutos desde el comienzo del partido cuando Fred marcó el primer gol y un grito global inundó el estadio mientras luces de colores se encendían en el entorno. Lo mismo sucedió cuando Neymar y de nuevo Fred marcaron el segundo y tercero; el nivel de ruido se incrementaba conforme el balón se acercaba a la portería, y el Maracaná estalló cuando el balón cruzó la meta.

La escasa hinchada española tuvo que escuchar cómo los brasileños se apropiaban del "Olé, olé, olé" para vitorear el gol de Neymar. Un "olé" del que también se sirvieron durante el segundo tiempo con el fin de, como si estuvieran en una corrida de toros, ovacionar los pases entre sus jugadores.

Las pantallas mostraban las caras de decepción de los aficionados de la Roja, ataviados con la camiseta de la selección y los colores de la bandera pintados en la cara. Lo que no pudieron tapar los aplausos, cantos o pitidos de los 'torcedores' fue, al comienzo del partido, el ligero olor a gas lacrimógeno que llegaba desde el exterior del estadio, donde la policía se estaba enfrentando con manifestantes.

Con cada gol, los brasileños gritaban al unísono el "Eu sou brasileiro, com muito orgulho, com muito amor", la estrofa con la que acompañan cada tanto en los partidos de la 'verde-amarela'. Las mismas palabras son también el grito de las protestas que están recorriendo todo Brasil estos días, un canto que representa la antítesis en la que ha vivido y vive Brasil estos días.

Además, los espectadores del partido y los jugadores de ambas selecciones se solidarizaron con el estado de salud del expresidente sudafricano Nelson Mandela antes de que comenzara el partido. Las pantallas del estadio Maracaná mostraron un mensaje de apoyo a Mandela, internado en un hospital de Sudáfrica: "Nelson Mandela, la comunidad global del fútbol está contigo".

Enfrentamientos con la Policía


Mientras en el interior de Maracaná reinaban el fútbol y las celebraciones, un grupo de manifestantes se enfrentó con la Policía en uno de los cercos que protegen al estadio Maracaná de Río de Janeiro, y los agentes respondieron con bombas de gas lacrimógeno.

Según medios locales, el enfrentamiento dejó seis heridos, todos manifestantes, aunque se desconoce su gravedad. Ante la gran humareda de gas lacrimógeno, que se llegó a sentir dentro del estadio Maracaná, los participantes en la marcha se dispersaron por las calles adyacentes y algunos entraron a bares donde en ese momento la clientela veía al partido.

La marcha, de más de mil personas, según la policía, salió de la Plaza Saens Peña, en el barrio de Tijuca, a unos dos kilómetros del estadio, hacia el Maracaná, con carteles a favor de la educación y en contra de la corrupción y la concesión del estadio a la gestión de empresas privadas, entre otras quejas.

"Maracanós" (Nosotros Maracaná) es el grito que dominaba en la concentración, dentro de la cual había un grupo de personas con los rostros cubiertos cargando mochilas, mientras que policías la acompañaban caminando junto con los manifestantes.


  • ARMANDO01/07/13 00:00
    Brasil siempre ha sido considerado como "el rey del fútbol". Llegó a perder ese título después de que sus valores (sus mejores jugadores) se exportaron. Jugar fuera de Brasil, algunos jugando ignorantes del verdadero "fútbol brasileño."
  • mañica01/07/13 00:00
    Si, pero a pesar de las protestas, el haber ganado la copa, le va a dar una tranquilidad al gobierno durante un tiempo, ya se sabe que alli el futbol es rey, y ahora que han ganado pues..... los problemas se olvidadran, claro que solamente por un tiempo.......


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo