Fútbol

Polémica para la final

Sin campo para la final de Copa

Atlético y Real Madrid se enzarzan en una guerra psicológica por el escenario. Tampoco está clara la fecha, ya que el 18 de mayo coincide con Eurovisión.

FC Barcelona - Real Madrid_3
AGENCIAS

Un año más, la imprevisión a la hora de confeccionar el calendario y la mala costumbre de no fijar de antemano la sede de la final de la Copa del Rey, considerada la gran fiesta del fútbol español, mantienen en vilo a las aficiones y abren el enésimo culebrón. Si el curso pasado el Barça y el Athletic jugaron a regañadientes en el Vicente Calderón porque el Real Madrid alegó unas obras en los lavabos del Santiago Bernabéu para evitar pasar el mal trago de ver a los culés celebrando el título en su estadio, esta vez tampoco hay acuerdo previo entre los dos equipos de la capital. El Atlético quiere jugar en el Vicente Calderón, y el Real prefiere hacerlo en otra ciudad y se decanta por el Camp Nou. Mestalla, el Olímpico de Sevilla y hasta el viejo San Mamés, por aquello de la tradición copera del Athletic y el homenaje a una 'Catedral' que cierra, son las alternativas. Todo está pendiente de la reunión oficial entre los clubes y la Federación Española de Fútbol, organizadora del campeonato y con potestad para tomar la decisión final.

Para empezar, la fecha no está del todo clara. Se fijó para el sábado 18 de mayo, justo una semana antes de la final de la 'Champions' en Wembley, pero Televisión Española se ha encontrado con un problema. Posee los derecho de emisión de este duelo de interés general, pero coincide en el tiempo con el festival de Eurovisión que se celebra en la ciudad sueca de Malmöe. Por motivos evidentes de audiencia, a los rectores del Ente Público les agradaría que el partido se traslade al viernes o al domingo, pero los clubes y sus aficionados prefieren el sábado.

Los contendientes ya han abierto la guerra psicológica del escenario. Los rojiblancos se han pronunciado de forma explícita. Recién acabado el choque del Sánchez Pizjuán, su presidente, Enrique Cerezo, insistió en que pedirá el Vicente Calderón. Alega una norma no escrita, relacionada con la tradición, con un supuesto 'pacto de alternancia' entre los dos grandes de la capital cuando les correspondía enfrentarse. Las de 1960 y 1961 se jugaron en el Bernabéu, sede habitual en tiempos de la dictadura franquista, pero la de 1975 ya se disputó en el Calderón y la última entre estos equipos tuvo lugar en 1992, en el Bernabéu. «Ahora nos toca a nosotros», remarcó el dirigente colchonero. Curiosamente, los del sur de la capital ganaron a los del norte en los tres duelos de Chamartín y solo cayeron en la edición del Manzanares.

Gastos innecesarios

La segunda posibilidad que aceptaría el Atlético es disputar el partido en el Bernabéu. Más aforo, lo que permitiría acudir a 40.000 hinchas de cada equipo y más recaudación, ya que los ingresos se reparten entre los dos clubes finalistas y la Federación, una vez descontados los gastos y una cantidad abonada al propietario del estadio. En ningún caso, los rojiblancos aprobarían jugar en otra ciudad. En tiempos de recortes, entienden que sería absurdo obligar a sus seguidores a asumir unos gastos innecesarios.

El conjunto blanco no se ha manifestado de manera oficial, aunque sí ha trasladado al organismo presidido por Ángel Villar su deseo de jugar en el feudo azulgrana o, en su defecto, en Mestalla, donde ganó el último título hace dos años ante los culés. El club presidido por Florentino Pérez argumentará lo mismo que llevó a la Federación a proponer el Bernabéu como sede de la última final: escenario neutral y máxima capacidad. Si en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas rechazan su petición o el Barça se niega a ceder su estadio, el Madrid solicitaría Mestalla, o como tercera opción, el estadio Olímpico de La Cartuja. San Mamés sería un feudo cargado de simbolismo, un viejo sueño de Villar.

El presidente de las Federación de Peñas del Madrid, Alejandro Lora, lo dejó claro anoche. «Queremos un campo neutral. Mestalla nos gusta por su proximidad y porque allí nos tratan bien, pero el Camp Nou es una posibilidad que no hay que descartar por su capacidad». Es indiscutible que los de Mourinho se sienten a gusto últimamente allí. Con Cristiano Ronaldo a la cabeza, los jugadores prefieren un campo grande donde puedan desarrollar su juego y el Camp Nou es ideal para ello.

En el Madrid no agrada el Bernabéu por dos cuestiones. Una está relacionada con la superstición. Entienden que la teórica ventaja de jugar en casa suele tener un efecto bumerán. En la mente de todos está el 'centenariazo' del Deportivo de Arsenio Iglesias en 2002. Y sus tres antecedentes ante el Atlético en este escenario son negativos. Además, en el seno del equipo merengue entienden que los hinchas van más predispuestos a animar al equipo si se desplazan. La celebran como una jornada festiva, nada que ver con la rutina de acudir a un partido más en tu estadio.

Fichas:

Santiago Bernabéu: 80.000 espectadores.

Favor: Aforo y cercanía.

Contra: Estadio de un finalista.

Vicente Calderón: 55.000 espectadores.

A favor: Cercanía.

En contra: Estadio de un finalista, aforo e instalaciones viejas.

Camp Nou: 98.772 espectadores.

Distancia: 621 kilómetros.

A favor: Aforo y campo neutral.

En contra: Lejanía por carretera, coste de avión o AVE, seguridad y recibimiento al Rey y al himno.

Mestalla: 52.000 espectadores

Distancia: 359 kilómetros

A favor: Campo neutral y desplazamiento cómodo por carretera.

En contra: Aforo reducido e instalaciones viejas.

La Cartuja: 57.619 aficionados.

Distancia: 536 kilómetros.

A favor: Campo neutral.

En contra: Lejanía, coste de avión o AVE.

San Mamés: 40.000 espectadores.

Distancia: 398 kilómetros.

A favor: Valor simbólico y homenaje a La Catedral en su último año.

En contra: Aforo reducido, seguridad y recibimiento al Rey y al himno.

Etiquetas