Despliega el menú
Fútbol

BAJAS MÁS IMPORTANTES

Tripulaciones sin capitán en Sudáfrica

Ballack, Essien y Drogba se perderán el Mundial. Todos ellos jugadores del club inglés, todos ellos capitanes de sus equipos.

Drogba llora tras lesionarse.
El gafe del Chelsea
EFE

La temporada 2009/2010 ha sido la de la resurrección del Chelsea inglés. Tras tres años siendo doblegados por sus rivales de Manchester, el equipo londinense ha conseguido dominar la competición doméstica logrando el primer doblete de su historia. Su plantilla, una de las potentes del viejo continente, está plagada de jugadores internacionales que son ídolos en sus países de origen. Muchos de ellos son, además, los representantes de sus equipos nacionales.

Sin embargo, toda la gloria colectiva lograda este curso con la camiseta ‘blue’, se ha tornado en desesperación para estos estandartes. Y es que, la mayoría de capitanes que el Chelsea iba a aportar a Sudáfrica 2010, han terminado cayéndose de la competición.

El primer caso fue el del alemán Michael Ballack. Jugador estigmatizado por haber perdido todas las finales internacionales que ha disputado, ya sea a nivel de clubes o de selecciones. El capitán germano se rompió los ligamentos interiores del tobillo derecho en la final de la Copa Inglesa. Una baja que el seleccionador alemán, Joachim Löw, calificó de “todo un shock”.

El segundo en caer fue el jugador, capitán y alma de Ghana, Michael Essien. El poderoso mediocentro recayó de la lesión que ha estado arrastrando toda la temporada y se perderá el primer Mundial disputado en África. Una ausencia que abatió a su entrenador, Milovan Rajevac. “Él -por Essien- es muy importante para nosotros tanto dentro como fuera del campo. No se puede ser más desafortunado”, declaró. Y es que la ausencia de un capitán, la voz del entrenador sobre el verde, es casi imposible de remplazar.

Aunque, el último suceso, el más desesperante por lo poco que resta para que de comienzo la competición, es el de Didier Drogba, delantero letal y jugador insignia del potencial africano. La estrella de Costa de Marfil se ha fracturado el cubito en un amistoso que enfrentó a su selección ante Japón y su participación en Sudáfrica está en el aire. El jugador, que no quiere perderse el que sería su segundo Mundial, ha decidido pasar por quirófano, pero su recuperación no es segura.

Terry, el germen

No obstante, si se habla de capitanía en el Chelsea se ha de hacer referencia al inglés John Terry. Su caso, diferente al de sus compañeros puesto que el sí disputará el Mundial, se puede considerar el primero de la mala suerte que parece perseguir a la jerarquía internacional ‘blue’. El defensa perdió la representatividad de Inglaterra cuando, el pasado invierno, se vio envuelto en un escándalo personal que llevó, entre otras consecuencias a renunciar al equipo nacional a su ex compañero Wayne Bridge. Sin duda, no son casos comparables, pero parece que sus compañeros hayan seguido la leyenda negra que comenzó el que es su capitán.

Etiquetas