Despliega el menú
Deportes

NAYIM

"No me vi fuera, el Real Zaragoza tira mucho"

Felizmente renovado, Nayim expone sus ideas sobre el futuro del equipo y su papel en el club.

Nayim, pensativo, en la Ciudad Deportiva.
"No me vi fuera, el Real Zaragoza tira mucho"
JOSé MIGUEL MARCO

¿Aliviado, tranquilo?

He estado calmado estos días. Sabía que al final llegaríamos a un acuerdo. No ha sido tan complicado como parece. La verdad es que estoy muy contento.

¿Se ha visto fuera del Zaragoza?

No, de verdad. Sabía de la situación del club. Al final, hemos cedido las dos partes un poco y se ha arreglado. Le estoy muy agradecido al club por su confianza. Y también a Aurelio Gay por la suya.

¿Es complicado poner en la balanza el sentimiento a unos colores y un contrato?

Sin duda. Me tira mucho el Real Zaragoza. Tanto a mí como a Aurelio nos hace mucha ilusión entrenar en este club, y más, comenzando un proyecto desde el principio.

En cualquier caso, estaban legitimados para continuar?

Ahí están los resultados. Hicimos un gran trabajo en la segunda vuelta y se nos ha reconocido. Ahora el objetivo es no pasar un año como el pasado, no sufrir hasta el final. Queremos que el Zaragoza sea competitivo, rocoso, duro, un equipo que le cueste a los contrarios.

Gay fue confirmado la semana pasada. Desde fuera, existe la impresión de que sus futuros no estaban tan ligados como se presuponía?

Aurelio ha contado en todo momento con el resto del cuerpo técnico, pero cada uno tiene sus contratos individuales. Aurelio me llamó cuando negoció con el club, me envió mensajes cuando firmó? Siempre ha contado conmigo.

¿Cómo valora la incorporación de Solana al cuadro técnico?

Es un lujo. Lleva muchos años en el fútbol, es un hombre preparado y zaragocista a muerte, como nosotros. Chucho suma y nos ayudará. Ha sido una gran idea del entrenador.

Usted, Gay, Solana... símbolos de tiempos mejores... ¿Entiende que la gente considere a este cuerpo técnico como la principal referencia para identificarse con el Real Zaragoza actual?

La gente nos conoce, vivimos una época muy importante del club, y si nos ven así, fantástico. Sentimos al Zaragoza como el que más. Debemos inculcar a los futbolistas el significado de jugar en este club y defender ese escudo. Vamos a tratar que el futbolista que salga al campo se lo deje todo, que diga que no puede más. Pero una cosa debe quedar clara. Lo importante no somos las personas, sino el equipo.

Las urgencias de la pasada temporada evitaron desarrollar el modelo de juego que usted y Gay defienden. ¿Va a cambiar esa idea?

Lo primero es ser competitivos, no sufrir y mejorar nuestra clasificación. Para jugar de la manera a la que está habituada el zaragocismo y que nos gustaría a los técnicos, son necesarios unos futbolistas con unas características concretas que ahora no tenemos. Poco a poco debemos adquirir ese tipo de jugadores. Con nuestra situación económica, es complicado, pero lo intentaremos. Debemos devolver la ilusión a los aficionados con buen fútbol, pero lo primero es ganar partidos.

¿Hasta qué punto cree que las restricciones económicas del club permitirán la construcción de una plantilla sólida y capaz?

La idea, dentro de nuestras posibilidades, es traer futbolistas que nos aporten un extra de calidad. No podemos aspirar a gente contrastada y con renombre. Estamos trabajando en equipo, compartiendo ideas, para hacer una plantilla competitiva.

¿Y capaz de enganchar a la gente?

Creo que sí. Al aficionado hay que decirle la verdad y la verdad es esa. Que la gente se ilusione depende del equipo. Para que La Romareda vibre, nos tenemos que entregar, con trabajo, y, si es posible, con buen fútbol. La gente lo entendió en la segunda vuelta y estuvo con nosotros. Estoy convencido de que este año será igual.

Arrancan desde el principio, con pretemporada, una plantilla en formación, con todo el calendario por delante y sin agobios ni emergencias. ¿Cuánto cambia el modo de trabajar?

Hay más tiempo para transmitir las ideas de juego y el método de trabajo. La pasada temporada debimos hacer todo a marchas forzadas porque no había tiempo. Tuvimos la suerte de los fichajes y el compromiso de los que estaban. Ahora las cosas son más sencillas.

Construir sobre la base del equipo de la segunda vuelta era la premisa. ¿Cuánto les afecta la pérdida de Roberto?

Nos hubiera encantado que siguiera, pero tampoco debemos pensar mucho en eso. Esperamos que tenga suerte. Se le ha presentado la oportunidad de su vida, firmando con un equipo de Liga de Campeones un contrato que no se le podía ofrecer aquí. Ahora debemos buscar portero, intentar que cuaje y rinda como lo hizo Roberto. El portero es una pieza fundamental y me consta que el club trabaja para que el Zaragoza tenga uno de garantías.

Se ha señalado la química del vestuario como una de las claves del éxito de la salvación. Ahí la cercanía, la mano de Nayim fue esencial. ¿Se marca como objetivo conservar esa buena salud en el grupo?

Sí. Debemos tener en cuenta que los futbolistas son quienes marcan los goles y salen al césped. Ellos tienen que ser felices, estar lo más contentos posible. Hay que decirles la verdad, aclararles la situación, apoyarles, ayudarles? Ese trabajo me encanta. He sido futbolista y siempre quise que me trataran bien. Mi trabajo es ayudar al futbolista, que se sienta apoyado, falle o acierte.

En el Real Zaragoza y generalmente en el mundo del fútbol, los banquillos son frágiles. ¿Le preocupa, o mira a largo plazo?

No puedo pensar en la inestabilidad de los banquillos ahora. Mi idea es seguir mucho tiempo en el Real Zaragoza, trabajar bien -como la temporada pasada- y ganarme la confianza del club. Todo depende de que se ganen partidos, lo vamos a intentar para no salir electrificados. Sabemos cómo funciona esto, pero pensamos en positivo, en permanecer muchos años en el Real Zaragoza.

Etiquetas