Despliega el menú
Deportes

AUTOMOVILISMO

Fiesta del motor en Alcañiz

Más de 3.000 personas en el inicio del Nacional de Autocross Ciudad del Motor de Aragón.

Manel Fugardo (División I), Joan Salichs (II), Joan Serrat (II-A) y Sergio Ortega (IV) se convirtieron en los primeros líderes del Campeonato de España de Autocross 2008, después de la primera cita del calendario disputada el fin de semana en la Ciudad del Motor en Alcañiz, en cuyo complejo se despedirá el certamen los días 20 y 21 de septiembre. El IV Autocross Ciudad del Motor, organizado por el Automóvil Club Circuito Guadalope, desplegó el espectáculo de cien participantes, cuyas evoluciones fueron seguidas por unos 3.000 espectadores a lo largo de los dos días, que disfrutaron de buena climatología, de regalo de camisetas y, para amenizar los descansos de la jornada, contaron con las exhibiciones de trial del piloto de Valderrobres Sergio Puyo.

Especialmente llamativa fue la última manga del día, la de Car Cross, con triunfo para Sergio Ortega (Demon Car). El albaceteño, tercero en los entrenamientos y ganador en sus mangas clasificatorias, compartió la primera línea de salida con Jordi Puigvert (pole position) y Joan Enric de María. Sin embargo, la curva de final de recta condicionó toda la carrera. Ortega y Puigvert trazaron dicho punto sin consecuencias, pero tras ellos se formó un tapón del que salió especialmente perjudicado el defensor del título, Marc Battle, al no poder continuar.

El actual campeón nacional en turismos y División I, Manel Fugardo, volvió a ganar en Alcañiz, esta vez acompañado de la fortuna o del error de Antonio García. Y es que el Peugeot WRC salió como un tiro desde el inicio, manteniendo controlado en todo momento el Peugeot 205 de Fugardo, hasta que un trompo a falta de tres vueltas dejó al barcelonés el camino despejado. El turolense Jesús Montero, con Peugeot 2006 Proto, concluyó cuarto.

La final de División II fue la carrera de las resistencias ante la presión de rivales. El vigente campeón, Joan Salichs, aguantó con éxito las acometidas del Opel Corsa de Josep Prims durante las diez vueltas, aunque el Seat Ibiza tuvo muy presente a su perseguidor en el espejo retrovisor antes de saborear la victoria. En esta manga tampoco hubo aragoneses, aunque el alcañizano Javier Pajares (Opel Kadett) concluyó tercero en la final B cuando eran dos los pilotos repescados para la carrera decisiva.

Y en División II-A, el Citroën Saxo de Joan Serrat subió al primer cajón gracias a su gran salida por el interior que le permitió partir en solitario durante la mayor parte de los giros. El piloto local Carlos Arco (Citroën Saxo) sufrió un golpe en su frontal cuando rodaba en mitad de grupo y tuvo que detenerse antes de cruzar la meta.

Etiquetas