Despliega el menú
Deportes

FÓRMULA 1

Ferrari se disculpa

La escudería asume toda la responsabilidad por el error táctico y exculpa a Alonso.

El piloto español Fernando Alonso dialoga con los ingenieros de Ferrari durante el Gran Premio de Abu Dabi.
Ferrari se disculpa
AFP PHOTO

Ferrari asumió la responsabilidad con gallardía y cierta altura de miras. De forma sorprendente y en el contexto de un deporte en el que se echa la culpa al empedrado, la escudería italiana se señaló a sí misma con el dedo por el título mundial que no ganó Fernando Alonso en Abu Dabi. Ferrari aceptó el pecado de la vuelta 15 y pidió, a su manera, perdón.

Los pilotos siempre se quejan de los coches lentos y los equipos tachan de inútiles a los conductores que no entienden la complejidad de sus bólidos. Eso pasaba en la Fórmula 1 hasta el pasado domingo. Ferrari admitió que los integrantes de su muro, los estrategas que manejan la pizarra, fallaron al ordenar a Alonso que parase en el garaje a cambiar ruedas.

Fue una táctica excesivamente conservadora, al estilo del "catenaccio" de los equipos italianos de fútbol. Marcaje a Webber (que era quinto y casi no tenía ninguna posibilidad de ganar el Mundial) y no a Vettel (que era el líder y tenía el título a tiro de una posición que perdiese Fernando Alonso -iba cuarto cuando se detuvo-).

En estas situaciones, los pilotos en teoría obedecen. Sus ingenieros son sus ojos respecto a lo que sucede en otras partes de la pista. Alonso aceptó sin rechistar el mandamiento, aunque conociendo su perspicacia y su sagacidad para interpretar el mapa de las carreras, sorprende que él mismo no dijera que era una barbaridad. Cuando abandonó el garaje, era duodécimo y tenía un buen puñado de gente por delante a la que rebasar y que ya había cambiado los neumáticos.

Entonan el mea culpa

Stefano Domenicali, el jefe de equipo, empezó asumiendo el gran error con sus declaraciones. "Hicimos una táctica equivocada y las razones son tres: marcamos a un adversario con dos coches; tuvimos miedo a una excesiva degradación de los neumáticos blandos; y no consideramos en su magnitud la dificultad de superar la gran cantidad de tráfico que teníamos por delante".

Por primera vez en mucho tiempo, los portavoces de Ferrari y la prensa española estuvieron de acuerdo en los matices. Alonso falló en la salida, sí, pero Ferrari arruinó su asalto al título con la decisión errónea. En algún momento de la noche de Abu Dabi se escuchó la palabra "disculpas a todos" en el campamento del equipo rojo. Disculpas, claro, para el piloto español, que no pronunció una sola crítica hacia sus superiores a pesar de que la dimensión del yerro le dejó sin el tercer título mundial.

Por los caprichos del destino, Fernando Alonso se tendrá que quedar cinco días más en el desierto de Abu Dabi. Casi un castigo del azar. Participa en el programa de entrenamientos preparados para los jóvenes pilotos. En teoría, su concurso estaba previsto para el viernes y el sábado. El francés Jules Bianchi será el otro conductor de Ferrari. Y se ha especulado estos días con la posibilidad de que Jaime Alguersuari se subiera a un Toro Rosso en ausencia de Mark Webber.

Etiquetas