Despliega el menú
Deportes

PIRENA

'Fair play'

En la segunda etapa se pudo comprobar la solidaridad de los participantes con sus compañeros sin importar el sentido competitivo.

En el fútbol meten goles con la mano. En deportes como el hockey hielo u otros suelen verse duras sesiones de mamporros. Y en el deporte, en general, la competición está siempre por encima del trato humano. Pero Pirena 'is different'. El mushing está hecho de otra pasta, y, sin perder el espíritu competitivo, reina en este deporte una sensibilidad especial que hace que un líder sea capaz de perder el liderato por ayudar a un contrincante. Eso es exactamente lo que ocurrió en la segunda etapa de Pirena, disputada en Formigal y La Partacua.

 

La skijorer alemana Karin Gruber-Pestel cayó en una fuerte subida helada donde sus perros patinaban y no podían coronar la ascensión. En esa lucha estaba la alemana cuando pasó por ahí el checo Jiri Suchy (del equipo Formigal) y se detuvo a ayudar a su rival. Suchy arrastró a los perros de Gruber-Pestel hasta el final de la placa de hielo y ambos pudieron continuar la carrera. Suchy invirtió más de dos minutos en la operación, un tiempo que le supuso en la linea de meta la pérdida del liderato a manos de la noruega Lena Boysen Hillestad, que ahora aventaja por 12 segundos a Suchy en la general.

 

Pep Parés, director de Pirena, destacó que "¿quién se imagina un equipo de Fórmula 1 ayudando a un rival? ¿Un jugador reconociendo que, en realidad, no le hicieron penalti? Para Pirena siempre ha sido un orgullo que vengan a competir, no sólo grandes deportistas, sino grandes personas, como Suchy y tantos otros que aman el mushing, la montaña y la naturaleza. Esta es una carrera en que las personas y los animales nos ayudamos unos a otros para vencer las dificultades de la naturaleza".

 

El musher alemán Tom Andres ganó la etapa en la competición de trineos y demostró la autoridad con mano de hierro que está ejerciendo en Pirena: dos etapas, dos victorias. Andres (GAES) invirtió 1 hora y 6 minutos en completar los 26 kilómetros de recorrido. Segundo fue el burgalés Juan Carlos Quintana (GAES), a 2:55, y tercero, el navarro Iker Ozcoidi (GAES), a 3:50.

 

Etapa rápida

El sol, la climatología y la excelente visibilidad se aliaron para que La Partacua, las instalaciones de Formigal Aramón y lo más alto del Valle de Tena lucieran su silueta más engalanada. Los trineos de Pirena recorrieron un circuito rapidísimo en el que llegaron a alcanzar más de 40 kilómetros por hora bajo la gélida presencia de la Peña Telera y la Peña Blanca y los picos Escarra, Tres Hombres y Tarmañones. El recorrido pasaba por las instalaciones de la estación de Formigal, que cuenta con 22 remontes y más de 140 kilómetros esquiables. Hoy los trineos de Pirena surcarán las nieves de Candanchú y se despedirán de esta forma del Pirineo aragonés.

Etiquetas