Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

CAI ZARAGOZA

Expediente X en el CAI

El cuadro rojillo no encuentra explicación a las lagunas de concentración que se viven en los arranques de cada una de las partes, algo que le ha costado ya numerosas derrotas.

Van Rossom intenta hacerse con un balón que controla en el suelo Sergio Rodríguez.
Expediente X en el CAI
ENRIQUE CIDONCHA

El encuentro del domingo ante el Real Madrid fue la enésima prueba de que en el seno del equipo del CAI Zaragoza se vive un auténtico Expediente X, un fenómeno que no tiene explicación alguna. O por lo menos, una situación que ni técnico ni jugadores comprenden por qué ocurre. Son las ya habituales lagunas de concentración que vive el cuadro rojillo en el inicio de cada una de las partes. Casi siempre al arrancar el partido, pero en ocasiones también tras el descanso. Ese ha sido el origen de al menos cinco de las siete derrotas zaragozanas, puesto que esa ventaja que concede al rival se traduce en colocarse ocho, diez, quince o veinte puntos abajo y anular cualquier opción de triunfo.

En la Caja Mágica fue matemático y el misterio sin resolver surgió en el inicio y en la reanudación. Arranca el duelo y el CAI recibe un parcial de 13-3. A Abós no le queda otro remedio que pedir un rápido tiempo muerto para 'encauzar' a sus chicos. Pero tras el descanso, más de lo mismo. Los rojillos no anotan durante varios minutos y cuando el electrónico ya reflejaba 15 puntos de desventaja el técnico se ve obligado a llamar a capítulo a los suyos una vez más.

"No llego a entender por qué tengo que pedir tiempo muerto siempre cuando llevamos sólo tres minutos de cada parte. Teníamos la mentalidad y habíamos hablado mucho de salir duros e intensos y no sé por qué ocurre. Y después de los tiempos casi siempre hemos recuperado, así que creo que tenemos que seguir haciendo este trabajo mental de equipo, de estar intensos, ser duros y agresivos".

El entrenador reconoce el problema, pero no ha dado con la tecla para que no ocurra. Y no es la primera vez ni mucho menos. Gran Canaria, Caja Laboral, Power Electronics o Menorca son otros de los beneficiados por este Expediente X.

Por ejemplo, en Canarias el drama se vivió en la reanudación. Un mal arranque de los titulares los colocó doce abajo y el enfado de Abós fue tal que pidió tiempo muerto y quitó rápidamente a cuatro de ellos. El equipo se descentró, no reaccionó, apenas hacía algo a derechas y eso fue aprovechado por el cuadro insular para rematar la faena.

Y qué decir de encuentros en los que los aragoneses regalaron literalmente el primer cuarto. Fue contra el Caja Laboral y en Valencia y para cuando el CAI quiso reaccionar ya iba 20 y 18 abajo respectivamente.

Uno de los jugadores experimentados, Andrés Miso, tampoco lo entiende: "La verdad es que no lo sé, no encuentro ninguna explicación. Hacemos buenos calentamientos, pero es verdad que, sobre todo, en los primeros cuartos empezamos con ocho o diez puntos en contra y nos toca ir a remar. Es complicado. Hay que solventarlo, encontrar una solución para que no vuelva a ocurrir en otros partidos".

Porque ya son muchos los choques en los que se ha repetido. Otro de ellos fue en Menorca, en un duelo vital para los intereses rojillos. Allí, los aragoneses en el inicio del partido sólo eran capaces de anotar en acciones individuales. El enfado del técnico zaragozano era ya evidente a los cinco minutos de encuentro. Barlow y Van Rossom iban a su bola y acabaron en el banquillo, y Hettsheimeir les acompañó por su falta de acierto.

El enésimo caso sin resolver, algo que no pasa inadvertido para los protagonistas. Otro de los veteranos, Darren Phillip, lo comentaba tras la derrota ante el Real Madrid: "No sé qué pasa. Casi todo el año nos ha ocurrido lo mismo y no entiendo qué pasa. Cuando nosotros estamos en el partido jugamos bien, pero el problema es que no entramos rápido en los encuentros y eso en esta liga te complica las cosas". Un auténtico Expediente X.

Etiquetas