Despliega el menú
Deportes

SD HUESCA

Exigente pretemporada

El Huesca ya tiene planificado su trabajo para este verano, centrado en la preparación física. Entre el 10 y el 18 de agosto se desarrollará un "stage" en Boltaña para hacer grupo.

"En Segunda División, el trabajo físico cobra una importancia capital". Estas palabras del técnico del Huesca, Antonio Calderón, suponen la base de la pretemporada del club azulgrana, que arranca dentro de una semana y tendrá en su parte central un 'stage' en Boltaña entre el 10 y el 18 de agosto. Hoy están citados los tres futbolistas que terminaron la pasada campaña con problemas físicos -Rigo, Paco Borrego y Pérez Rubio- para realizar un plan de adaptación diseñado por el preparador físico, Roberto Cabellud. El grueso del plantel pasará los días 21 y 22 unas pruebas médicas y el miércoles 23 de julio, todos al césped.

Calderón, Cabellud e Ismael Mariani, el trío de entrenadores, han mantenido varios encuentros en las últimas semanas para sentar las bases de un plan que culminará el 31 de agosto con el primer partido de la Liga Adelante. Un duro calendario con el objetivo de afrontar el debú en la categoría de plata "como motos. En Segunda resulta clave empezar con buen pie y sumar puntos desde el arranque", señalaba ayer Mariani. Pero antes de que el sueño deje de serlo, tocará abrocharse bien los cordones de las botas porque los futbolistas van a tener pocos momentos de respiro.

Los jugadores antes citados serán los más madrugadores para ponerse lo antes posible a la altura del resto. Cabe recordar que Rigo estuvo prácticamente toda la campaña en blanco por sus problemas en la rodilla izquierda, mientras que Borrego y Pérez Rubio, aunque actuaron en el encuentro de Écija, también terminaron muy justos por los diferentes problemas sufridos durante el curso. A los tres les esperan sesiones en el gimnasio y carreras continuas para alcanzar una buena base aeróbica y el peso adecuado. Rigo podría incorporarse mañana debido a un corte que sufrió en la muñeca, que le obligó a pasar por el quirófano y a llevar una félula durante tres o cuatro semanas.

A partir del 23 de julio, la pretemporada se dividirá en tres fases. La primera, hasta el 10 de agosto, contendrá dobles sesiones durante casi todos los días, con margen asimismo para el reposo. Por las mañanas será el momento para el trabajo físico, aeróbico y con pesas, y por la tarde se dedicará la atención al balón entre las instalaciones de San Jorge y el Alcoraz. Entre el 10 y el 18 de agosto, la plantilla se alojará en el hotel Monasterio de Boltaña y trabajará en las instalaciones locales. "Aquí lo que queremos, sobre todo, es hacer grupo. Fomentar el compañerismo y que salgamos de allí como 23 hermanos", comentaba Mariani.

Pero habrá más. El cuerpo técnico aprovechará esos nueve días para ver vídeos de rivales, de sus propios partidos de pretemporada y trabajar la estrategia y las jugadas a balón parado sin olvidarse de la capital cuestión física. Habrá tiempo asimismo para el gimnasio y la relajación en la piscina. "Respiraremos fútbol las 24 horas", seguía Mariani. Después, hasta el arranque de la Liga Adelante, se bajará una marcha a nivel físico y se buscará la velocidad "para coger esa chispita necesaria en Segunda", terminaba Mariani. Por supuesto, se estudiará al primer rival en la categoría.

El calendario de amistosos está casi cerrado a falta de que confirme uno con el Villarreal B. Se jugará en Grañén el 30 de julio, el 2 de agosto en Sabiñánigo, el 6 en Ejea, el 14 con Osasuna en el Alcoraz, el 15 en Boltaña, el 17 con el Lleida en la misma localidad, el 22 en La Muela y el 23 en San Lorenzo del Flumen.

Etiquetas