Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Ewerthon se queda y solo Hidalgo se va

Seis de los prescindibles siguen en el equipo y no llega ni un solo refuerzo más.

El día fue un cúmulo de despropósitos en la sede del Real Zaragoza. La primera parte de la catarata de operaciones que debía desencadenar las demás, la marcha de Ewerthon al Al-Sadd de Qatar, no se ejecutó debido a que el futbolista no alcanzó un acuerdo para asegurarse la cantidad económica que había solicitado para él en la transacción entre ambos clubes. Ewerthon tenía el trato cerrado con los qataríes, pero el Zaragoza, que le debe la ficha completa del año pasado (como al resto de compañeros), no alcanzó lo solicitado por el paulista y la operación quedó paralizada en seco desde primera hora de la mañana.

 

A partir de ahí, lo demás empezó a desmoronarse con el paso de la jornada sin ningún remedio. El Fluminense, viendo que la salida de Fred -el que iba a ser sustituto de Ewerthon en el puesto de ariete- rumbo al Zaragoza se antojaba imposible, advirtió a media tarde que la operación se desmontaba.

 

El Atlético de Madrid, que aguardaba con ansiedad un posible acuerdo por Lafita que habría traído a Zaragoza bien a Valera, bien a Pablo Ibáñez o bien a Perea, también comunicó a media tarde a sus tres jugadores que se despidieran de salir de su plantilla, viendo el color que tomaban los acontecimientos en la sede aragonesa. Pablo y Perea, además, quedaron fuera del plan ante la posible salida de Heitinga al Everton inglés (que luego también se abortó in extremis). Con el lateral diestro Valera se llegó a negociar a las 16.00 y se habló hasta de cifras, de cuatro años de contrato y de condiciones diversas. Pero a las 21.00 nada era posible.

 

Los dirigentes zaragocistas intentaron por todos los medios hallar alternativas, pero el exigente mercado -por cuestiones de dineros en efectivo y garantías fiables- los dejó desarmados en todos los frentes. Al final, el único que va a venir -si lo hace- será Lafita, que no cubre ninguno de los tres puestos vitales que le faltaban por cubrir a Marcelino.

Antonio Hidalgo, la única salida

De los cuatro jugadores apartados por Marcelino este verano, solo Antonio Hidalgo, casi fuera de plazo, encontró acomodo en el Albacete de Segunda División, con el que firmó por una temporada con opción a una segunda. Así, Paredes, Pulido y Songo'o se quedan en la plantilla en contra de los deseos del entrenador. También se ha quedado ahogado Pablo de Barros, que como extracomunitario sobrante, no tendrá ficha. Y, por supuesto, Pavón no encontró una propuesta que le invitara a dejar el Zaragoza. El lío recae ahora en el técnico.

Etiquetas