Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Ewerthon y Lafita amplían el horizonte

Las opciones ofensivas del Real Zaragoza se escriben, por fin, en plural

Ewerthon y Lafita bromean durante un entrenamiento llevado a cabo en La Romareda la semana pasada.
Ewerthon y Lafita amplían el horizonte
EFE

Ewerthon y Lafita ya asoman en la rueda del equipo. El brasileño, que anotó anteanoche su primer gol de la temporada desde el punto de penalti, ya se ha rodado en dos pequeños ratos -12 minutos ante el Getafe y 36 contra el Atlético-, mientras que el zaragozano debutó en el Calderón en su retorno al Zaragoza y disputó 65 minutos supliendo al lesionado Babic antes del descanso. Dos piezas con un marcado carácter ofensivo que se antojan vitales para el futuro dadas las carencias que la plantilla tiene en esa zona próxima al gol, especialmente tras la grave lesión de Uche. Dos elementos con una trayectoria y unos avales goleadores que deben de aportar un salto de calidad y prestaciones al romo perfil que hasta ahora ha presentado el Zaragoza ante las defensas adversarias en la primera fase de esta campaña.

 

Desde el 31 de agosto, coincidiendo casi con el inicio del torneo, se sabía que estas dos piezas tardarían un tiempo en engranar con el resto del equipo, se asumía que los dos necesitarían un tiempo de engrase y puesta a punto a causa de su forzosa estancia en el dique seco (uno por una sanción federativa y tras frustrarse su traspaso a Qatar el último día de mercado, el otro por un litigio legal entre su club de origen, el Deportivo, y el Zaragoza).

 

Marcelino era consciente de que, al menos durante todo el mes de septiembre, tenía dos balas de plata en la canana que no iba a poder usar bajo ningún concepto a pesar de que existieran motivos de causa mayor como para haber echado mano de ellas. Hasta que llegase el momento de poder meterlas en el tambor del equipo, el técnico iba a tener que capear el temporal de los primeros partidos del curso 2009-10 con dos únicos delanteros -Uche y Arizmendi-, rezando para que no les sucediera nada que les alejase del once titular por falta de recambios. El destino fue cruel y provocó la rotura de la rodilla del nigeriano en el segundo partido oficial. A partir de ese instante, y ante las dificultades para hallar un recambio potable de forma extraordinaria, no solo el valor de Arizmendi -pieza única en ataque- se disparó en cuanto a peso específico dentro del plantel. También aumentaron su cotización táctica en el vestuario los mediapuntas Jorge López, Pennant, Babic, Ander Herrera (antes de irse al Mundial sub-20) y Songo'o; y hasta el pivote Abel Aguilar, reconvertido con éxito como enganche de acompañamiento del delantero. Y, por decantación, las figuras ausentes a la fuerza de Ewerthon y Lafita, se convirtieron en piedras preciosas para el entrenador, que vio en su reincorporación al equipo un hecho de máxima relevancia para el crecimiento colectivo dadas las adversas circunstancias.

 

Y ha llegado la hora. Marcelino ya ha alcanzado una de sus estaciones más deseadas en este, para él, adusto inicio de Liga. La llegada de este parón liguero a causa de un nuevo lote de partidos internacionales de las selecciones nacionales significa aire para el vestuario y, sobre todo, tiempo para lubrificación de Ewerthon y Lafita dentro del grupo, del que ya formarán parte con todas las consecuencias a partir del próximo choque ante el Racing el día 18 en La Romareda. Los dos han roto el hielo de la inactividad y han cruzado el umbral de la ansiedad y la incertidumbre. Con 15 días por delante para pulir pequeñas limaduras, Ewerthon y Lafita podrán estrenar la titularidad ante los santanderinos si todo transcurre con normalidad y Marcelino así lo considera.

 

Arizmendi podrá tener oxigeno y rotaciones. La composición de la delantera tendrá hasta tres variantes puras posibles en forma de dúos. Además de trabajo y presión, valores máximos de Arizmendi, con Ewerthon reaparece el gol, el oportunismo en el área, la velocidad en las contras; y con Lafita, además de más gol, surge la potencia, la velocidad, el regate y la caída a las bandas con profundidad y verticalidad.

En medio de tantos problemas sufridos por Marcelino en su delantera en el último mes y medio, Ewerthon y Lafita va a tener todo el sabor de dos nuevos fichajes.

Etiquetas