Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Gastronomía

REAL ZARAGOZA

Esperando a Colunga

El delantero tampoco se entrenó ayer, pero aún se confía en que pueda jugar mañana. Lafita y Uche han mejorado, pero no están a tope. Arizmendi no va a llegar a tiempo.

Adrián Colunga, pensativo, en la Ciudad Deportiva.
Esperando a Colunga
T. GALáN/A PHOTO AGENCY

Definitivamente, José Aurelio Gay va a tener problemas serios para conformar la línea de ataque del Real Zaragoza mañana ante el Villarreal en el adiós a la temporada. Sin Humberto Suazo -ya en Chile-, Adrián Colunga se quedó hace tres semanas como la única pieza específica en la zona del gol. Y el asturiano, que sufrió un doloroso esguince de tobillo al final del entrenamiento vespertino del pasado martes, no ha podido entrenarse con el grupo en toda la semana. Ayer, tampoco pudo tocar el balón y se ejercitó a solas en el gimnasio.

Pese a tan adversas circunstancias, el entrenador blanquillo aún confía en que, tras la prueba a la que va a ser sometido hoy en el último ensayo previo al choque ante los levantinos, Colunga responda mínimamente y se pueda contar con él mañana. Precisamente, el hecho de no forzarle en las últimas horas forma parte de la estrategia para intentar aprontar lo más posible su mejoría.

Gay era anoche optimista, quizá por fuerza, respecto de la evolución del tobillo de Colunga. Y es que, si el ovetense se resiente de su torcedura y no puede estar mañana apto para abanderar la vanguardia zaragocista, las opciones para suplirle no son ni muchas, ni están tampoco en las debidas condiciones para afrontar los 90 minutos de un partido de alta competición.

Es verdad que Lafita y Uche, que tampoco habían aparecido durante la semana sobre el césped, ayer participaron en todos los ejercicios sin aparentes restricciones. Pero ninguno de los dos se marchó a casa libre de dolores. Al contrario, Lafita sigue teniendo molestias intensas a la altura de la rodilla fruto de su dolencia en el tendón rotuliano. Y Uche continúa doliéndose de los problemas de cuádriceps que han frenado en las últimas tres semanas su progresión física, una vez que Gay le hizo reaparecer unos minutos en el duelo ante el Real Madrid. Ni uno ni otro estarán mañana al cien por cien, ni mucho menos. En condiciones normales, estarían, como mucho, en el banquillo. Pensar en su titularidad o, aún más, en que jueguen los 90 minutos, es, en el caso de Lafita una circunsancia demasiado forzada; y en la figura de Uche, muy improbable.

Javier Arizmendi es la otra pieza que falta en el mecanismo de ataque que Gay pueda montar ante el Villarreal. El madrileño es el que peor cara presentaba ayer. Sus problemas en los aductores no remiten y apenas pudo completar cuatro vueltas de carrera continua alrededor del campo de entrenamientos. Como sucede con sus compañeros, en un momento de normalidad de la temporada, tendría descanso. Pero esta vez, ante la escasez de efectivos que va a sufrir Gay, Arizmendi entrará en la lista aunque sea para afrontar objetivos menores: a lo sumo, jugar los últimos 20 o 30 minutos del partido en caso de que fuese necesario.

Ante tal panorama, la recuperación postrera de Colunga se antoja fundamental para poder montar un once inicial medianamente compensado. Esta vez, como es sabido, echar mano del filial y jugarse la baza de una promesa como, por ejemplo, Alex Sánchez, queda descartado al iniciar el Zaragoza B este fin de semana las eliminatorias de ascenso a Segunda División B. Si todo acabase saliendo mal en lo referente a las mejorías físicas del elenco de delanteros, Gay baraja la inclusión de Eliseu como delantero centro. El portugués, que ya jugó varios partidos en su día el Málaga como punta (eso sí, en un 4-4-2), es el centrocampista que posee un perfil más asimilable a un ariete.

Goni, posible vuelta al once inicial

En la línea defensiva, Gay está obligado a introducir dos cambios por las sanciones que van a cumplir Ponzio y Contini. En el lateral diestro, parece claro que será Pulido quien supla al argentino. Tanto el miércoles como ayer, el defensa madrileño ha formado parte de la zaga en todos los ensayos. No está tan claro quién será el sustituto del italiano Contini. El miércoles fue Pablo Amo (habitual comodín en los últimos choques) quien formó al lado de Jarosik en el eje defensivo en cada simulación. Sin embargo, Gay le dio el papel a Raúl Goni, lo que pone en evidencia que el canterano tiene sus opciones de terminar la temporada como titular en La Romareda. Después del extraño orillamiento al que ha sido sometido el joven central en los últimos meses, quizá Gay considere oportuno dejarle con un buen sabor de boca de cara al verano y al inicio de la pretemporada próxima, donde se supone que Goni tendrá la oportunidad de convertirse en una pieza titular en el nuevo proyecto que está por construirse. En esa línea de atrás, el lateral izquierdo será para el mundialista con Serbia Ivan Obradovic, en pleno proceso de eferverscencia tras 7 meses de baja.

En la medular, Gabi, Edmilson (superado su problema puntual de tobillo), Abel Aguilar y Ander Herrera apuntan nuevamente a titulares. Ahí, Gay tiene dónde elegir. Con Jorge López y el olvidado Babic a la espera de un hueco.

Carrizo, Paredes y Pavón son los otros jugadores utilizables en esta última e intrascendente jornada para el Zaragoza. Suazo, Laguardia, Diogo y Pennant, además de los suspendidos Ponzio y Contini, son los seguros descartados.

Etiquetas