Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Especialistas en despidos

El Real Zaragoza es quien ha provocado el mayor número de destituciones entre los entrenadores de Primera en la última década, entre ellos el de Abel en el Levante.

Abel (derecha) saluda a Víctor Fernández antes del 3-0 que le costó la destitución en el Levante
Especialistas en despidos
P. ETURA

Aunque Abel Resino reconozca estar tranquilo con respecto a su posible destitución, la estadística le tiene reservado hoy un motivo para inquietarse. El técnico del Atlético de Madrid ya sabe lo que es quedarse sin trabajo después de un tropiezo con el Real Zaragoza. Lo saben él y otros nueve técnicos de la Primera División en los últimos trece años. Es el número de entrenadores, diez, que tuvieron que abandonar sus equipos tras tropezar con el Real Zaragoza en un mal momento de sus equipos. Según lo que ocurra esta noche en el estadio Vicente Calderón, el preparador del Atlético de Madrid podría repetir registro en una lista que, tras su despido del Levante en la 2007-2008, cierra precisamente él.

 

No hay equipo en Primera División capaz de igualar al Real Zaragoza. Ninguno, ni los más grandes, ha conseguido, en algo más de una década, forzar el despido de tantos entrenadores. Cronológicamente, el primer damnificado fue Humberto Núñez en 1996, cuando empató a uno contra los aragoneses y hubo de abandonar el banquillo del Hércules. Después, fue el turno de Díaz Novoa, que empató sin goles en La Romareda con el Sporting de Gijón en 1998 en un momento en el que solo le valía el triunfo. Un año más tarde, cayeron José Antonio Irulegui en el Villarreal (perdió 4-0 en La Romareda) y Carlos Aimar en el Tenerife (sucumbió por 3-1 en el estadio municipal). En 2001, le tocó a García Remón que, tras perder 3-1 en Zaragoza, debió marcharse del Numancia.

 

Más recientes son los despidos de Javier Clemente (el Real Zaragoza ganó 0-2 al Espanyol en Montjuic en noviembre de 2003); Benito Floro (cayó en La Romareda con el Villarreal por 4-1 en febrero de 2004); Radomir Antic (abandonó el Celta en marzo de 2004 después del 0-2 de los zaragocistas en Balaídos); Chuchi Cos (los blanquillos se impusieron al Alavés en Vitoria por 0-2, recién estrenado el año 2006); y, por último, Abel Resino, el adversario de hoy, que finiquitó su periodo al frente del Levante tras caer por 3-0 en La Romareda el 7 de octubre del año 2007, hace casi dos años con exactitud.

 

En aquella ocasión, el Zaragoza de Víctor Fernández se impuso sin apuros a los granotas con goles de Sergio García y Oliveira (2), días después de que el Aris Salónica le hubiese eliminado de la UEFA.

 

Abel Resino, por entonces, llegaba a Zaragoza con un Levante situado en la última posición de la tabla clasificatoria. Su equipo se marchó como llegó, colista y con unos números paupérrimos: solo un punto en siete partidos, tres goles a favor y diecisiete en contra, una losa lo suficientemente pesada como para costarle el puesto.

 

24 meses más tarde, la situación en la tabla del conjunto de Abel Resino, ahora el Atlético de Madrid, no es tan extrema, pero sí igualmente peligrosa para el técnico por el millonario proyecto que tiene entre manos. Cinco jornadas después del inicio de la competición, el Atlético se encuentra en puestos de descenso, con tres puntos y con la casilla de victorias por estrenar. El Zaragoza espera que esos números no empiecen a mejorar hoy, aunque eso le cueste otra vez el puesto al técnico rival. Para seguir manteniendo la ratio de casi uno por temporada, en este nuevo curso alguno tiene que caer.

Etiquetas