Despliega el menú
Deportes
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesCarles Puigdemont, detenido en Cerdeña (Italia) por la orden de busca y captura del Supremo

BALONMANO

España se entrena con Cuba

Cuba cerró ayer el prólogo de la selección española en el Mundial de Croacia. La verdadera historia comenzará a escribirse a partir de hoy. Los encuentros ante Kuwait y el de ayer con Cuba (45-20) apenas representaron unos entrenamientos con árbitros y marcador final. Eso sí, han dejado manifiesta la devastadora capacidad goleadora de la Roja. Lástima que la referencia que determinan el balonmano kuwaití y cubano no sirva para extraer conclusiones definitivas. Ni siquiera provisionales. Lo real, lo trascendente, arranca hoy, ante Suecia.

Cuba ofreció más concesiones incluso que Kuwait, subsuelo de petrodólares y suelo de una legión extranjera de viejas glorias del balonmano atraídas por el dinero. A los nativos, por lo presenciado ayer, les resta bastante por aprender. Los caribeños también tienen que pasar por la escuela del balonmano. Ayer acumularon pérdidas de balón en cantidades industriales, además de mostrar escasa o nula intensidad defensiva. Una y otra carencias originaron un carrusel continuos de contragolpes españoles, todos ellos letales en su finalización. Todo fue coser y cantar, robar y correr, marcar y golear.

Poco queda de la Cuba que enamoró en el Mundial 99, liderada por Rolando Uríos (máximo goleador de la cita), el fallecido Vladimir Rivero, Julio Fis y su torpedo o Ivo Díaz. Blandísimos, lentos, desatentos, los cubanos fueron martirizados por la quinta velocidad española.

Las circulaciones cubanas se desvanecían en la defensa española, que armó desde atrás el juego a toda pastilla. Aceptada la carta de la velocidad como estilo de juego, los extremos españoles se convirtieron en los protagonistas de una reunión con escaso debate. Rocas, Ugalde, Juanín García y Tomás llevaron la voz cantante, firmando un global de 25 goles. Con la mente liberada por la victoria que estaba en la mano, todos se dedicaron a dar paso a la imaginación. Los cubanos permitieron todo tanto en defensa como en ataque. La única incógnita que restaba era saber dónde pondría España la diferencia final. La dejó en el 45-20 definitivo.

 

Ficha técnica

cuba 20

españa 45

Cuba Iglesia (Quintana), Turino (1), Rodríguez, Martí (2), Díaz (2), Fernández, Cuní (2), Echavarría (5), Carol (3), Tomasen (1), Amador (4), Robles y Ríos.

España José M. Sierra (Joseja Hombrados), Alberto Entrerríos (1), Cristian Ugalde (7), Albert Rocas (5,1 p), Joan Cañellas (1), Rubén Garabaya (2), Juan Andreu (1), Viran Morros (1), Óscar Perales (2), Juanín García (9, 3 p), Carlos Ruesga (6), Iker Romero (6, 2 p) y Víctor Tomás (4). 

Marcador cada cinco minutos: 2-4, 2-8, 5-12, 5-15, 7-20, 24-10 (descanso), 11-26, 12-29, 15-33, 17-35, 18-41 y 20-45 (final). 

Árbitros: Jesús Nilson Aires y Rogéro Aparecdio (BRA). Excluyeron a Morros, Romero, Andreu y Rocas, por España, y a Amador (2), Carol (2), Díaz de Armas, Turiño, Cuni y Martí, por Cuba. 

Incidencias: se jugó en el pabellón Spaladium de Split. Alrededor de mil espectadores.

Etiquetas