Despliega el menú
Deportes

ESPAÑA 3-0 CHILE

España demuestra ante Chile que juega mejor con un punta

Villa, luego Torres y al final Cazorla, destrozaron el entramado de Bielsa en la gran noche del debutante Fernando Llorente.

España sigue su camino con grandeza, dispuesta a mantener su condición de número uno del escalafón universal y a presentarse en el Mundial de Sudáfrica sin complejo alguno, dispuesta a todo. Se tomó muy en serio el amistoso ante los ordenados chilenos, que venían de derrotar nada menos que a Argentina, y convenció. La selección estuvo segura atrás, siempre bien organizada, muy aplicada, y mostró una pegada extraordinaria. Por algo Villa y Torres, superiores cuando no están juntos, son de los mejores delanteros del mundo. Ya son 28 partidos sin perder, a tres del récord de Clemente.

Del Bosque se evitó eventuales problemas con su colega Rafa Benítez, protegió a Torres del riesgo de recaer de sus problemas musculares y le dejó en el banquillo durante 55 minutos. Fue una decisión muy meditada, fundamentada sobre todo en aspectos tácticos, que le salió a la perfección. Comprobó el técnico en Bélgica, cuando se lesionó el 'red', que esta selección mejora con sólo un delantero porque así se fortalece más el centro del campo y tanto Villa como 'el Niño' son de los que necesitan espacios para brillar. Cuando están los dos, con frecuencia se solapan. En la Eurocopa también quedó demostrado que Torres creció cuando no estuvo el asturiano a su lado. Así, con un punta y un sinfín de jugones por detrás, España se coronó campeona.

Por vez primera, el técnico salmantino situó a Senna, Xabi Alonso y Xavi en el once titular. Coincidieron en cuatro de los cinco partidos anteriores pero sólo durante la segunda parte. Salvo en Dinamarca, donde el resultado era de empate sin goles, actuaron a la vez cuando la selección ya estaba en ventaja. Ante Chile, un equipo muy bien trabajado, que presiona bien y que refuerza la zona ancha con la incorporación de los laterales, Del Bosque pensó que necesitaba fuerza, oficio y versatilidad en ese centro del campo. Y también acertó.

Dibujó un 4-2-3-1, el sistema por cierto que más le gustaba en el Real Madrid. El donostiarra, un especialista en el pase largo, en los cambios de orientación, era una baza perfecta para destrozar el achique ordenado por Bielsa. El problema, ya recurrente, reside en el hecho de que Cesc se desorienta escorado a la banda. Prefiere acercarse al área, al delantero, pero para eso ya estaba Xavi. El partido, en suma, era muy táctico, sobre todo para tratarse de un amistoso. Pero es lo que tocaba y a España le venía bien medirse a un adversario aplicado y descarado, capaz de irse a buscar arriba a los mejores del mundo.

Penalti abrelatas

Los chilenos supieron maniatar de maravilla a España durante más de media hora. Los locales no encontraban la forma de hincarles los dientes a los sudamericanos. El choque era espeso, jugado en apenas 30 metros. Apenas había ocasiones. Una internada de Orellana, el ídolo chileno que destrozó con su gol a Argentina, el empeño de Villa, los cambios de orientación de Alonso. Nada más y nada menos porque.

 

La fijación del '7' con el gol es extraordinaria. Lo intenta de todas las formas posibles. Con internadas, con desbordes, con zurdazos desde fuera del área y hasta con balones bombeados lejanísimos para tratar de sorprender a Bravo, uno de esos guardametas que llevan al defensa libre en la sangre. Como España dispone de múltiples alternativas, casi de la nada se fabricó un penalti por derribo a Riera. Lo transformó Villa, que ya suma seis goles en cinco partidos consecutivos y emula a leyendas como Zarra y Kubala.

En la reanudación se produjo el típico carrusel de cambios que desvirtúa este tipo de partidos. Del Bosque utilizó un plan B al poner en liza a Cazorla en lugar de Senna. Sobre el papel, menos corsé, más alegría. Pensaba quizá que los chilenos perderían fuelle y que era el momento de buscarles las cosquillas con el punzante asturiano del Villarreal. Otro apunte en el haber del técnico. Sacó a Torres -así nadie podrá reprocharle que se plegó por completo a los deseos de Benítez- pero retiró a Villa. Mantenía su idea de un punta. Y el ex atlético, que no marcaba desde la final de la Eurocopa, firmó un gol extraordinario. Xavi se la puso y el fuenlabreño hizo un recorte y, muy escorado, la tocó con la zurda al poste más lejano.

Ya con el triunfo encarrilado, era el momento de probar gente nueva, de cambiar el sistema y de jugar con dos arietes. A 19 del final, llegó el momento soñado para el gigante Fernando Llorente, quien se empleó a fondo. Vino a recibir, metió el cuerpo, protegió el balón, se desmarcó bien, la pidió por arriba y por abajo y estuvo a punto de marcar. Dejó buenas sensaciones en poco tiempo.

Cazorla, con fortuna, apuntilló a los chilenos. Y hasta Reina, tuvo antes su parada de gloria. España sigue de dulce.

FICHA TÉCNICA

 

España: Casillas (Reina, min. 45), Sergio Ramos (Arbeloa, min. 61), Puyol (Marchena, min. 45), Albiol, Capdevila, Senna (Cazorla, min. 45), Xabi Alonso, Cesc, Xavi (Fernando Llorente, min. 71), Riera y Villa (Torres, min. 56).

Chile: Bravo, Álvarez, Ponce, Fuentes, Carmona, Islas, Tello, Matías Fernández, Sánchez, Suazo (Valdivia, min. 86) y Orellana.

Árbitro: George Vadachkoria (Georgia). Señaló penalti por una entrada de Fuentes a Riera en el minuto 36. Mostró tarjetas amarillas a Álvarez, Villa, Xavi y Cesc.

Goles:

1-0. Minuto 37. Villa, de penalti.

2-0. Minuto 66. Torres recorta con la derecha y cruza con el interior de la pierna izquierda.

3-0. Minuto 85. Cazorla, con la zurda desde fuera del área, tras pegar en Carmona.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el estadio de El Madrigal. No se llenó. Unos 19.000 espectadores. Fernando Llorente debutó con la selección absoluta.

Etiquetas