Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Escuela de valores

La Fundación Laurea desempeña, desde hace un año, una labor pedagógica en Aragón: educar a través de la práctica deportiva. Un proyecto pionero que surgió de la iniciativa privada.

Competir es importante; pero no lo más importante. La Fundación Laurea arrancó hace ya un año en el deporte aragonés y lo hizo bajo unos parámetros muy definidos: educar a través de la práctica deportiva. Un proyecto pionero y ambicioso que surge, además, de la iniciativa privada. De hecho, todo el soporte económico de la Fundación lo conforman ocho empresas -Horcona, Grupo Nyesa, Viviendas Eriste SL, Estructuras y Contratas Arnáiz, Cerámicas Casao SA, Aragonesa de Fincas y Seguros 1999 SL, Castillo Construcciones Castillo Balduz SL y Bobitrans Group-.

La Fundación, de profundo sello educativo, representa un importante soplo de aire fresco en el deporte aragonés, a menudo deshumanizado por su carácter urgente, donde sobre todo impera la búsqueda de resultados inmediatos.

El primer proyecto se estableció en torno al CD Valdefierro, otro de los patronos de la corporación; pero la actuación de Laurea no se reduce exclusivamente al fútbol. "Nuestro objetivo es diversificar todo lo que sea posible", explica Carlos Bartibás, el presidente de la Fundación. "Fútbol, baloncesto, balonmano, tenis… Y, por supuesto, los deportes minoritarios. Tratamos, en otras muchas cosas, de ayudar a todas aquellas personas que lo necesitan, que no disponen de recursos para practicar su actividad preferida. Y no sólo de forma individual, sino que también nos movilizamos para celebrar cualquier evento deportivo", añade Bartibás.

Eso sí, con unos condicionantes. "La Fundación trata de poner a disposición del deportista todos los medios necesarios. Pero es obligatorio respetar nuestro código de conducta. Aun a sabiendas de la dificultad que entraña, procuramos inculcar al chico el respeto por el rival, por el árbitro, por sus compañeros y entrenadores…", subraya el presidente de la Fundación.

Proyecto educativo

Bartibás insiste en el carácter educativo del proyecto. "Se trata de ser personas a través del deporte. La Fundación nació con el propósito de educar, de recuperar valores como la solidaridad, el civismo, la generosidad, el sacrificio o el compañerismo. Que, además, no son incompatibles con la formación de deportistas competitivos", reitera el presidente.

Organigrama completo

La corporación se caracteriza por los diversos recursos que pone al servicio de las familias. "La Fundación dispone, entre otros, de un gabinete psicoeducativo, con dos psicólogas y una psicopedagoga, además de un gabinete médico, jurídico, de comunicación e informático. Es algo muy poco frecuente en el deporte base", interviene Francisco Javier Lacueva, gerente de Laurea.

"De esta forma -continúa-, podemos ayudar a los niños con problemas familiares, académicos o de cualquier otro tipo. En ocasiones, cuando surgen problemas con los estudios, el remedio que plantean los padres es castigar al chico y apartarlo del deporte; y eso es un error. Nuestra apuesta es resolver el problema del chaval, lograr que se motive y mejore notablemente su rendimiento escolar, pero sin que el chico abandone la práctica deportiva", insiste Lacueva.

"Desde el pasado mes de diciembre -añade el gerente de Laurea-, ayudamos a un chico autista de 4 años. De momento, la Fundación le está pagando un tratamiento de equinoterapia. Y está comprobado que el chico tiene progresos importantes. Es una de nuestras finalidades: ayudar a quien más lo necesita, algo que nos produce una satisfacción enorme", asegura el gerente, una de las personas más implicadas en el proyecto.

Respuesta positiva

Laurea comenzó su novedosa andadura, hace ya un año, en el Bobitrans CD Valdefierro, club en el que costea la mayor parte de los gastos de entrenadores, formadores, arbitrajes, equipaciones y material deportivo, entre otras cosas. Y, desde el principio, encontró una respuesta muy positiva.

"Sólo en la sección de fútbol estamos trabajando, desde el mes de junio de 2007, con 247 jóvenes deportistas. De un año a otro, han venido 103 chicos nuevos al Bobitrans CD Valdefierro, lo que deja bien claro la brillantez de esta iniciativa", afirma el ex jugador del Real Zaragoza Ángel Lafita, uno de los prestigiosos técnicos con los que cuenta la Fundación, en este caso para coordinar la sección de fútbol junto al también ex futbolista Juan Señor e Iñaki Sopesens.

Pero la corporación no se dedica exclusivamente al fútbol. Ahora, la intención de Laurea radica en incrementar su presencia en el deporte base aragonés, colaborando e impulsando todo tipo de eventos, actividades deportivas y culturales, siempre dentro de sus fines educativos, formativos y humanos.

En definitiva, la Fundación trata de desempeñar una labor pedagógica: ser una universidad del deporte y de la conducta que sirva para toda la vida; una escuela de valores.

Etiquetas