Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

S.D. HUESCA

Ensayo muy positivo

Los azulgrana evidencian empaque a una semana de iniciar la Liga.

Ejercicio de autoafirmación a una semana de la guerra. El Huesca realizó un gran encuentro ayer, con ideas, juego y goles, con ritmo, con futbolistas muy metidos ya en harina y, sobre todo, contra un oponente que será cabecero en Segunda B, como es el filial del Villarreal.

Rubén Castro, exquisito jugador, no esperó para empezar su faena. La primera pelota suelta que hubo en el área la aprovechó para hacer gol de manera acrobática. Ve las cosas un segundo antes que el resto y las hace un segundo antes también. Esa anticipación lo convierte en mortífero.

En otra llegada, Roberto protegió el balón y solo quitó el candado para abrir a Vara. El interior disparó con fuerza y el balón entró tras rozar en un defensor.

El conjunto azulgrana solo necesitó un cuarto de hora para borrar la imagen de espesura que ofreció la tarde anterior en La Muela y enseñar un fútbol vistoso, donde caben automatismos pero también alegría en ataque.

Alegría de Rubén con el balón en su poder. El canario, que hizo el tercer gol, está en otra dimensión. Que juegue en el Huesca es un lujo. Mejor no preguntar el porqué y simplemente disfrutar.

El Villarreal sacó petróleo de dos errores, pero el chileno Medina, entonado en sus veinte minutos, y Roberto, contrarrestaron.

Etiquetas