Despliega el menú
Deportes

SUDÁFRICA 2010

Ensayo general

España afronta hoy (22.00, La 1) el último amistoso antes del Mundial. El objetivo es que no se produzca ninguna lesión.

Ensayo general
Ensayo general

La selección española afrontará ante Polonia su última prueba antes de desplazarse a Sudáfrica para encarar el Mundial 2010, y lo hará en busca del buen juego que no encontró en sus amistosos ante Arabia Saudí y Corea del Sur.

Los jugadores españoles, además, encaran el encuentro con la precaución de no caer lesionados y engrosar la plaga de bajas que viven importantes selecciones.

Vicente Del Bosque, seleccionador español, probará ante Polonia el equipo con el que comenzará el Mundial. Será el once de gala salvo dos excepciones, el posible descanso a Sergio Ramos y la situación de Fernando Torres, que, recuperado de su lesión de rodilla, debe marcar su regreso en una decisión consensuada con los doctores.

Sufrirán los internacionales españoles un cambio brutal de temperatura. De la lluvia y 8 grados bajo los que jugaron en Innsbruck (Austria) los dos primeros amistosos, al intenso calor y no menos de 30 grados de Murcia. Todo, a 48 horas de volar al invierno de Sudáfrica.

La cuenta atrás para el estreno mundialista se ha iniciado y ya no hay tiempo para pruebas. Del Bosque ensayó la variante, el plan 'b', desde el inicio ante Corea del Sur. Y su apuesta por los extremos se quedó a medio camino.

España recuperará su sello de identidad con el regreso del esquema con cinco centrocampistas. Con Xavi Hernández al mando de una selección a la que hace jugar a su ritmo.

Será Andrés Iniesta, por su necesidad de minutos, el único internacional que juegue como titular los tres amistosos previos al Mundial. Si descansa Ramos, será Álvaro Arbeloa quien ocupe el lateral derecho y permita la continuidad de Joan Capdevila en uno de los puestos por decidir por Del Bosque, el lateral izquierdo.

La campeona de Europa también consiguió victorias pírricas ante rivales menores camino de una Eurocopa que cambió el rumbo de la Roja (Perú y Estados Unidos). Por eso, al grupo no le preocupa que de momento no salga a relucir su habitual brillantez, aunque espera subir el nivel ante Polonia, una vez que la carga física por la que apostó de inicio el cuerpo técnico va bajando.

Se encontrará como último rival previo al Mundial a una Polonia en reconstrucción, en pleno diseño de un nuevo equipo por la Eurocopa que acogerá compartida con Ucrania en 2012.

Polonia, que había estado presente en los dos últimos mundiales, se quedó sin billete para Sudáfrica tras una pésima fase de clasificación. Con solo tres triunfos en diez partidos, de los que perdió la mitad, acabó penúltima de su grupo.

En sus últimas pruebas, con un clásico de los banquillos de clubes polacos como Franciszek Smuda de seleccionador, ha firmado dos empates sin goles. El último hace una semana ante una mundialista como Serbia en Kufstein (Austria). No jugará ante España el defensa Lucas Piszczek, que se lesionó en el último encuentro.

El historial de enfrentamientos entre España y Polonia favorece con claridad a la Roja, que tan solo ha perdido una vez, por siete victorias y un empate. El escenario del partido, la Nueva Condomina, ya es habitual para la selección desde que lo estrenase el 11 de noviembre de 2006 con un triunfo ante Argentina.

Comparecencia de Del Bosque

Vicente Del Bosque, seleccionador español, restó importancia a la plaga de lesiones que viven selecciones mundialistas y antes del último amistoso de España, en Murcia ante Polonia, pidió "no ser fatalistas".

Los percances de jugadores importantes como Rio Ferdinand, Michael Ballack o Didier Drogba, entre otros, sirven de aviso a los internacionales españoles a 24 horas de la última prueba previa al Mundial de Sudáfrica. Sin embargo, Del Bosque pidió públicamente que no se piense en lesiones, ya que pueden producirse igualmente en cualquier entrenamiento.

"Ésta selección está muy hecha. Independientemente de quien juegue los conceptos generales están bien atados. Lo que significa el partido ante Polonia es dar un paso más en la preparación para llegar lo mejor posible al Mundial", dijo.

"No es necesario hablar con el seleccionador polaco para evitar patadas. Si alguien se tiene que lesionar puede ocurrir en cualquier momento. No hay que ser fatalistas. No debe haber ningún problema", añadió.

El seleccionador español explicó el parecido que tiene Polonia con el que será primer rival de España en el Mundial 2010, Suiza. "Son países centroeuropeos de parecido corte. Suiza es un equipo más hecho, más estable que Polonia, que ha emprendido una renovación. El partido se parece un poco a lo que vamos a encontrar en Sudáfrica", explicó.

Sin sacar grandes conclusiones de los dos partidos previos de España (Arabia Saudí y Corea del Sur), Del Bosque destacó la importancia del último para acudir a Sudáfrica con buenas sensaciones. "Nos enfrentamos a la parte final de la preparación de cara al Mundial y queremos ir con el mejor ánimo posible".

Etiquetas