Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

MONTAÑISMO

En recuerdo de Tolo

Pauner, Oiarzabal y Pérez visitaron ayer Mallorca para recordar a su compañero fallecido y entregar a la familia sus objetos personales.

Pérez, Oiarzabal y Pauner, ayer en Palma de Mallorca.
En recuerdo de Tolo
DIARIO DE MALLORCA

Los montañeros Carlos Pauner, Juanito Oiarzabal y Javier Pérez rindieron ayer su particular homenaje a su compañero fallecido en el Annapurna Tolo Calafat al desplazarse a Mallorca para ofrecer su apoyo a la familia y amigos, así como devolver los efectos personales del mallorquín.

Pauner afirmó en rueda de prensa que su "deseo" era venir a Mallorca para contarle a la familia de Calafat de primera mano la terrible tragedia ocurrida en la montaña.

Además, en el transcurso de la jornada, el entorno del montañero balear aseguró que "se hizo el cien por cien" para intentar salvar la vida de su ser querido, según afirmó Toni Contestí, amigo íntimo de Tolo, quien se dirigió a los medios claramente emocionado y afectado. También quiso dar las gracias a los compañeros de Calafat por haber tratado de rescatarle.

Por su parte, el aragonés Carlos Pauner volvió a relatar lo sucedido y recordó que Calafat llegó en perfectas condiciones a la cima, tan sólo diez minutos por detrás de ellos. "Estaba contento e ilusionado porque había conseguido su sueño y porque se le abría un panorama distinto con posibles patrocinadores". Los problemas comenzaron durante el descenso. Los montañeros aseguraron que desconocen qué es lo que pudo sucederle al mallorquín, con el que no volvieron a mantener contacto.

Pérez, quien tuvo que volver al campo base sin alcanzar la cima, contó que, a través de un 'walkie talkie' que portaba Calafat, pudieron hablar con él, al que notaron desde un principio muy cansado. El mallorquín también llevaba un teléfono satélite con el que establecieron su situación y comprobaron, tristemente, que éste se hallaba por encima de lo que pensaban, en una zona de extremada dificultad para el rescate.

Respecto a las críticas vertidas contra ellos, y especialmente contra Oiarzabal, Pauner pidió perdón a todo aquel que se haya podido sentir ofendido por las declaraciones que hizo en un momento de "calentón" después de escuchar que se les habían criticado por no haber hecho lo suficiente para salvar la vida de Calafat. A la vez, señaló que no le queda "ningún resquemor" al respecto.

Por otra parte, Pauner lanzó un llamamiento para solicitar al Govern balear u otras instancias que colaboren para hacer frente al coste derivado del rescate que se movilizó para tratar de salvar a Calafat y del que el seguro no quiere hacerse responsable. En este sentido, indicó que en aquel momento "rompieron todos los protocolos" con el único objetivo de recuperar a su amigo con vida. Por ello, movilizaron ellos mismos "un rescate de libro" sin seguir los procedimientos habituales. Ahora se les reclama una deuda de unos 21.600 dólares derivada de los recursos utilizados, aunque puntualizó que se trata de "un problema burocrático" que espera que se solvente.

Etiquetas