Despliega el menú
Deportes

BALONMANO

En busca de un sentido

El CAI Aragón precisa ganar al Teucro para no caer en la indiferencia en la Liga Asobal

Toño Cartón, listo para el lanzamiento.
En busca de un sentido
ELENA MUÑOZ

El complejo calendario de la Liga Asobal empuja al CAI Balonmano Aragón a Pontevedra, donde esta noche, desde las 20.45, en el Pabellón Municipal de Deportes, se enfrenta al local Teucro, en situación complicada, penúltimo con solo 9 puntos, la mitad de los 18 del CAI.

La formación de Veroljub Kosovac aterriza a orillas del Atlántico después de cumplir en la Copa del Rey, su última competición, hace diez días, en donde dejaron en la cuneta al Octavio Pilotes Posada y ya en semifinales se entregaron a la superioridad del Ciudad Real. Todo muy natural, todo muy correcto.

 

Hoy dirimen una puja distinta. La vuelta a una Liga Asobal en la que al cuadro naranja le cuesta encontrarse cómodo. Inmerso en una zona tibia, en un territorio de casi nada, el conjunto aragonés precisa darle un sentido a la competición. Y el único camino es el de la victoria.

 

Kosovac ha desplazado a catorce jugadores, entre los que destacan las bajas de Stian Vatne -casi crónica-, Amadeo Sorli, con rotura de fibras en el gemelo, y Robert Arrhenius, que se marchó dolorido convocado por Suecia, jugó con su selección y ha vuelto con las molestias en el tendón acentuadas, lo que ha aconsejado que se tome la jornada de reposo.

 

Aún así, la formación naranja no puede permitirse el lujo de fallar. Tiene enfrente a un rival accesible, tocado y renqueante. Que no gana desde el 22 de noviembre del año pasado, en la jornada 11 (29-23 al Antequera); y que desde entonces, en nueve jornadas de Liga, solo ha sido capaz de sumar un punto, en casa, ante el Keymare Almería, el colista, que tiene tres en total. Vamos, que, en realidad, no hay excusas para volver a casa sin los puntos.

 

Es verdad que el CAI Aragón ha volcado sus ilusiones en la competición continental, en la Copa EHF, precisamente el torneo que obliga a adelantar el encuentro liguero a hoy, miércoles.

 

Pero la cita del sábado, ante el Arrate, en Éibar -de sabor doméstico y valor continental- no puede servir ni de excusa ni de escudo para aliviar la tensión que exige el encuentro de hoy.

 

Hay que reconocer que, a estas alturas, el camino más directo para ir a Europa el año próximo es la propia Copa EHF. Pero también es cierto que el conjunto aragonés no puede gastar todas sus balas, fiar toda su artillería en el torneo europeo. Se le exige que juegue también sus bazas en el campeonato local, por muy difícil que a estas alturas parezca el reto.

 

Por eso, entre otras cosas ganar en Pontevedra se convierte en una obligación. Luego vendrá la visita del Valladolid, el viaje a Almería y una nueva cita con el Arrate. Ese con el que el que el CAI se juega el pase a las semifinales de la Copa EHF. Aunque eso es ya otra historia.

Etiquetas