Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Emplazados para el viernes

Iglesias sigue centrado en arreglar la grave situación financiera de la SAD

Emplazados para el viernes
Emplazados para el viernes
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

La continuidad o no de José Aurelio Gay como entrenador del Real Zaragoza (y, con ella, la de su ayudante Nayim) seguirá siendo una incertidumbre al menos hasta finales de la actual semana. Agapito Iglesias citó al entrenador dentro de ese indeterminado plazo temporal en una reunión informal que tuvo lugar ayer en la sede del club.Gay, que vive con tensa calma la espera para conocer su futuro, se pasó ayer a última hora de la tarde por el Pabellón Alfonso Soláns para intentar dialogar, siquiera brevemente, con el presidente y máximo accionista del Zaragoza. La conversación se produjo en el despacho de Iglesias y, tras dos semanas de silencio oficial por parte del club respecto de sus intenciones con el técnico (el tiempo que hace que el equipo se salvó matemáticamente tras perder en Jerez), al menos Gay ya sabe a qué atenerse.

El madrileño, en principio, no necesitaba más dato que el de la marca en el calendario. Y esa, ya la tiene para su sosiego mental. De los motivos que están retrasando su asunto, como tantos otros de mucha relevancia en el vestuario, no hacía falta que nadie le diese muchos detalles. Así lo dejó claro en la sobremesa de la comida, durante la tertulia radiofónica de Onda Cero: "A lo mejor Agapito tiene sus cinco sentidos centrados en otras cuestiones. No estoy impaciente porque el 'feeling' con el presidente es bueno y creo que vamos a seguir llevando el equipo (habló en plural, incluyendo en el pensamiento a Nayim, que ayer pasó la tarde en La Almunia por cuestiones personales). Solo hay que esperar a que el club resuelva sus asuntos prioritarios, sobre todo el económico", asumió el preparador.

Gay afronta la reunión culminante con Agapito lleno de optimismo, aunque siempre le va a quedar hasta que la cita se consume un resquicio abierto a la duda. Al fin y al cabo, la seguridad de la resolución que se adopte no depende de la voluntad del entrenador que ha encabezado la remontada de la segunda vuelta y que ha desembocado en la permanencia en Primera División.

"Yo creo que la continuidad va a existir. Pero me pasa como a cualquiera que acaba un contrato. Pienso en que tendré que poner mis condiciones y ver si el club me las acepta. En su momento, si hay acuerdo seguiré y si no, no seguiré. Agapito me explicará lo que piensa y yo, como entrenador, tomaré una decisión", explicó para describir cuál es su previsión de lo que va a ocurrir el viernes.

Ideas con el freno de mano

Lo peor de la espera de Gay y Nayim durante estas largas semanas es observar cómo otros rivales de la categoría van ejecutando fichajes, traspasos y renovaciones. Aunque no tienen garantizada su continuidad, su cabeza piensa en positivo y dibujan en el aire cuestiones que afectan al equipo del año que viene. En la tertulia en Onda Cero, Gay, aun con el freno de mano echado obligadamente, esbozó detalles importantes de su ideal.

"Me gusta, en todos los equipos que he estado, trabajar codo con codo con la Secretaría Técnica. Sin imponernos nada. Si lo hacemos, habrá problemas", comenzó recalcando antes de hablar de los futbolistas que, por obligación, han de abandonar la caseta. "Hay jugadores con contrato que ya saben que, si yo sigo, no van a tener ningún protagonismo. El jugador no es tonto y sabe qué tiene que hacer para no quedarse un año sin jugar, algo que sería absurdo. Hay un contrato de por medio, pero hay fórmulas para lograr un acuerdo sin que nadie pierda dinero", avisó a los afectados, que coinciden plenamente con las necesidades del club de abaratar los salarios del plantel. "No deberíamos llegar al punto de iniciar la pretemporada con los jugadores que no queremos todavía dentro del vestuario. Eso incomoda mucho a todas las partes. El año pasado ya se tuvo la experiencia negativa de vivirlo y espero que el club vea que no se puede repetir. Es muy desagradable para todos: el entrenador, los propios jugadores y el propio club", advirtió en su previsión.

Por último, también envió un mensaje claro sobre la apuesta por la gente joven. "Con lo de la cantera, la cuestión es saber si la afición está dispuesta a aguantar todo el año con jugadores del filial y apostar por ellos pase lo que pase, como sucede en Bilbao. Allí han estado cuatro años al borde del descenso y siguen aplaudiendo sin cesar. ¿Aquí pasará igual?", se preguntó en voz alta.

Agapito Iglesias abraza a José Aurelio Gay durante el partido que el filial disputó el domingo en la Ciudad Deportiva frente al Getafe B. Presidente y entrenador del Real Zaragoza coincidieron brevemente en los pasillos de los vestuarios y apenas cruzaron un saludo. La continuidad de Gay al frente del primer equipo se abordará a finales de esta semana, tal y como ayer le advirtió Agapito en un encuentro informal en el club.

Etiquetas