Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

PRETEMPORADA

El Zaragoza se marcha de Inglaterra sin conocer la victoria

Los pupilos de Javier Aguirre no pudieron hacer frente al Wolverhampton y despidieron su preparación británica con una derrota por 2-0.

El jugador del Wolverhampton Jarvis dispara a la portería defendida por Leo Franco
El Zaragoza se marcha de Inglaterra sin conocer la victoria
RUBéN RAMOS

El Real Zaragoza puso punto y final a su concentración en Inglaterra con una derrota por 2-0 frente al Wolverhampton. Tras la imagen de mejoría dejada en el enfrentamiento ante el Norwich, los pupilos de Aguirre dieron un paso atrás en su visita a Molineux, proyectando la sensación de equipo por hacer y con serios problemas en el juego aéreo.

La tarde comenzó con una novedad en el once inicial. Kevin Lacruz era alineado por el técnico mexicano en substitución de Pinter, que presentó molestias físicas durante el calentamiento. Sin embargo, la andadura del canterano en el choque fue corta. Y es que, a los 10 minutos de juego, tuvo que enfilar el vestuario con una dolorosa fractura de nariz en su rostro producto de un choque con Hunt.

Probablemente, el arranque fue el mejor tramo del Zaragoza. Tuvo el balón en su poder y se puso en práctica las incursiones por banda, generalmente llevadas a cabo por un motivado Abraham. Pero el incidente con Kevin cambió el guión. El ex del Barcelona B dejó su puesto a Obradovic y se desplazó al centro del campo, donde se diluyó en una posición que no es la suya.

Peligro a la contra

Los aragoneses activaron entonces el plan b y se agazaparon prestos para salir al contraataque. En el minuto 14, tras una magnífica jugada de Juan Carlos y Uche, estuvo a punto de llegar el tanto blanquillo. Sin embargo el ariete nigeriano no resolvió bien. Tampoco lo hizo un poco más adelante, cuando se zafó de dos defensores en el área pero disparó a las manos de Hennessey.

Aunque es cierto que, en el minuto 3, el árbitro había anulado un gol a Hunt por considerar que hubo falta sobre el portero. Durante los primeros 45 minutos, los locales lo intentaron, sobre todo, por la banda izquierda. Allí Jarvis y Hunt lograron superar a un solo Juárez en varias ocasiones, pero su delantero centro, Doyle, parecía más centrado en forcejear con los defensores blanquillos que en rematar. Especialmente fea fue la acción en la que el número 29 de los naranjas golpeó en la cara a Mateos.

Dominio aéreo local

La entrada de Mahierhofer en la segunda parte otorgó de mayor peligro para el Wolverhampton. El gigante austriaco, de más de dos metros, remató todo balón que cayó por sus inmediaciones, dotando de gran peligro a cualquier centro.

Así llego el primer tanto inglés, cuando en el saque de un córner, Mahierhofer mandó con la cabeza el esférico al segundo palo. Allí, Elokubi se aprovechó del error de entendimiento entre Leo Franco y Ponzio y, en medio del barullo, introdujo el esférico tras la línea de cal.

Seis minutos más tarde, en el 65, Fletcher sentenció el partido. El escocés ejecutó de manera magistral una falta al borde del área y mandó la pelota a la escuadra izquierda de Leo Franco. Allí donde el meta no podía llegar.

Ya no hubo más Zaragoza. Los visitantes se desdibujaron y solo el larguero evitó que, por medio de Fletcher otra vez, los ‘Wolves’ hicieran el tercero. El carrusel de cambios mató la competitividad local e, incluso, el árbitro pitó antes de que se hubiese cumplido el minuto 90. No tenía sentido alargarlo más.

Ficha técnica:

2 - Wolverhampton Wandererers: Hennessey; Zubar, Johnson, Stearman, Ward, Jarvis, Henry, O'Hara, Hunt, Doyle y Fletcher. También jugaron: De Vries, Elokobi, Berra, Maierhofer, Hammill, Milijas, Keogh, Forde, Davis y Doherty.

0 - Real Zaragoza: Leo Franco; Juárez, Lanzaro, Mateos, Paredes, Abraham; Ponzio, Pinter; Juan Carlos, Lafita; y Uche. También jugaron: Obradovic, Oriol, Ortí y Braulio.

Etiquetas