Deportes
Suscríbete

REBELIÓN EN LA LIGA

El Zaragoza irá al 'G-18'

Agapito Iglesias asistirá con otros muchos presidentes a la cita de Del Nido contra el 'duopolio' Madrid-Barça en los derechos televisivos.

Del Nido, junto a Agapito Iglesias en una foto de archivo
El Zaragoza irá al 'G-18'
JOSé MIGUEL MARCO

El presidente del Real Zaragoza, Agapito Iglesias, y el secretario general, Francisco Checa, asistirán mañana a la reunión convocada por el presidente del Sevilla, José María del Nido, contra el reparto actual de los derechos de televisión, que acaparan en gran parte el Madrid y el Barcelona. Aunque ayer no querían hacer declaraciones, el Zaragoza ya estuvo en los orígenes de este movimiento de oposición contra los 'grandes' en el llamado G-6, junto a Villarreal, Sevilla, Athletic, Espanyol y Real Sociedad, grupo que ahora se pretende extender a un 'G-18'.

Del Nido asumió ayer el papel de Robespierre e instigó a 18 clubes de la Liga española -todos menos el Real Madrid y el Barcelona- a que se levanten y realicen una «revolución francesa» contra los dos grandes colosos del fútbol del país, y les convocó mañana para plantear una estrategia conjunta que acabe con lo que considera un «injusto reparto de los derechos televisivos».

«Unos 15 clubes (faltarán el Getafe o el Levante, aunque comparten el fondo de la protesta) han confirmado su presencia en este encuentro que algunos intentan boicotear, pero que no tiene vuelta atrás. Es una revolución de las bases, como la Revolución Francesa», dijo el polémico Del Nido, uno de los más críticos con las crecientes diferencias entre los dos grandes y el resto, multiplicadas por la actual crisis económica.

«¿Cómo acabó el rey que mandaba en Francia?», amenazó a las potencias blanca y azulgrana, que engullen cada uno 140 millones de euros al año, mientras que, por ejemplo, el Racing de Santander apenas se lleva 13.

Del Nido promueve que los derechos a partir de la temporada 2015-2016 se negocien de forma conjunta, como en otras Ligas europeas, donde el reparto es mucho más equitativo. Para dicho periodo, los dos grandes ya trabajan en una idea en la que perderán ingresos: ambos se repartirían el 35% del dinero, el Atlético de Madrid y el Valencia se dividirían un 11% y para los otros 16 equipos quedaría un 45%. El resto sería para los de Segunda División.

Tampoco eso seduce al Sevilla, que quiere que el 40% de los cerca de 600 millones de euros se repartan de manera equitativa y que un 20% se divida según la clasificación, otro 20% por las audiencias y el último 20% por la notoriedad de cada equipo, según unas variables. Eso haría que los grandes fueran los más beneficiados, pero con menores diferencias.

«Dos muy poderosos no pueden acabar con la Liga», dijo ayer Del Nido, que hace pocos días cargó contra el campeonato español. «Nuestra Liga no es la mayor porquería de Europa, sino del mundo. Es una Liga tercermundista en la que dos clubes sustraen el dinero de la televisión de los demás que competimos».

Ayer lo reforzó. «Estamos en una Liga que no es competitiva. Hay dos clubes que se quedan con el dinero del resto. Estamos acabando con la gallina de los huevos de oro. Es un escarnio que se diga que la Liga se va a decidir por 'golaverage'», dijo sobre la posibilidad de que el título se decida en los dos duelos entre los grandes.

Real Madrid y Barcelona, con grandes desembolsos en la pretemporada, se mantienen inmunes a la crisis, mientras otros equipos se han visto obligados a vender para cuadrar cuentas y han perdido competitividad. El Atlético de Madrid vendió a Diego Forlán, David de Gea y Sergio «Kun» Agüero; el Valencia al mundialista Juan Mata; y el Villarreal al internacional Santiago Cazorla, por ejemplo.

«Ésta es la Liga que quieren. Yo vendo jugadores para cuadrar presupuestos y otros piden créditos y se los conceden», lamentó Fernando Roig, presidente del Villarreal. Los dos grandes cuentan también con suculentos apoyos financieros a la hora de solicitar créditos y aplazar deudas.

Además, la crisis se ha traducido también en la huida de patrocinadores, mientras Barcelona y Real Madrid siguen obteniendo grandes ingresos por lucir respectivamente en sus camisetas los logotipos de Qatar Foundation y bwin.

«Si quieren que haya dos partidos sólo (los clásicos), pues que haya dos partidos, pero esto no es bueno para el fútbol. Me doy un plazo de tres o cuatro años. O esto cambia o matamos al fútbol español», alertó Roig, uno de los principales emprendedores en los últimos años del fútbol nacional al que ya se le compara despectivamente con la Liga escocesa, históricamente bipolar.

Etiquetas