Despliega el menú
Deportes

PRIMERA DIVISIÓN

El título debe esperar

El Real Madrid venció con claridad al Athletic, pero aún no es campeón de Liga.

El estadio Santiago Bernabéu disfrutó sintiendo al Real Madrid campeón, pese a que el triunfo del Villarreal aplazó los festejos, pero no el ensayo del alirón con un partido vistoso, de buen fútbol, en el que Javier Saviola demostró las razones por las que viste de blanco.

La Cibeles tendrá que esperar pero el Bernabéu comenzó a disfrutar de una fiesta anticipada. Degusta el juego de un equipo crecido, que se siente campeón y sin ataduras ni presión, por la amplia distancia con sus perseguidores. Y desata su mejor fútbol.

Poco importaba que el triunfo del Villarreal impidiese el alirón. Las paradas de Diego López, portero formado en el Real Madrid, ante el Real Betis prolongaban la lucha por el título y el equipo blanco lejos de relajarse, conocedor del resultado, saltó al césped con el triunfo en la mente ante un Athletic que confirmó su crecimiento.

Saviola se colaba en el equipo titular del Real Madrid y demostraba que Bernd Schuster ha sido injusto con él. Desaparecido en el mapa desde su lesión en la eliminación copera, ha esperado su oportunidad con paciencia. Es su forma de ser. Hay quienes le acusan de conformista, pero hoy demostró que merece más.

Arrancó el duelo con un ritmo endiablado. La presión del Real Madrid y la velocidad que imprimió a su fútbol desde el pitido inicial, hacían augurar una buena noche de fútbol. Los equipos se contagiaron del ambiente festivo de la grada.

Dos años después regresó Gurpegui tras la sanción por dopaje. El navarro trató de liderar la defensa vasca, pero no pudo evitar que los goles fueran cayendo. Y eso que pudieron marcar de penalti parado por Casillas. Lo dicho, al alirón espera...

Etiquetas