Despliega el menú
Deportes

CICLISMO

El segundo Tour de Contador marca el inicio de una nueva época

Contador celebra el triunfo en el podio de París
El segundo Tour de Contador marca el inicio de una nueva época
EFE

La foto de Alberto Contador y Lance Armstrong juntos en el podio de París quedará para la historia del deporte mundial. Le separan once años, que resultan una eternidad, y más en el deporte.

En un ciclismo cambiante, en el que cada año desaparecen un buen número de corredores por asuntos de dopaje, la estabilización que hemos tenido durante este Tour permite hacer una composición bastante aproximada de lo que podemos encontrarnos en el futuro.

Hace tres años, los favoritos para ganar el Tour eran Jan Ullrich, Alexander Vinokourov, Iván Basso e incluso Paco Mancebo.

Luego llegó Floy Landis, que hizo historia al ser el primer maillot amarillo al que descalificaron poco después por dopaje. Más tarde cayeron Kohl, Schumacher y Riccó. Son muchos los ciclistas que han desaparecido, lo que ha permitido que otros se encumbren. Sin nada que ver con los nombres citados, Carlos Sastre, Cadel Evans y Denis Menchov son mayores que Contador. El único hombre importante que ha faltado en el Tour es Alejandro Valverde.

De los que están en carrera, el que mayor margen de progresión tiene es Andy Schleck. Lance Armstrong estará en los 38 años.

Andreas Klöden tiene 34. De Vincenzo Nibali y Roman Kreuzigerr hay que esperar que sigan creciendo como ciclistas.

No hay más, así de sencillo. Un Alberto Contador sin problemas físicos, con un equipo fuerte, podría marcar una época en el Tour.

En condiciones normales le podrían quedar hasta cuatro Tours en sus piernas.

Pero sí en la vida no todo es siempre normal, mucho menos lo es en el ciclismo y por supuesto en el Tour. Con 26 años, Contador ha ganado su segundo Tour y lleva también una Vuelta y un Giro. Miguel Indurain ganó su primer Tour a los 27 años. Jacques Anquetil lo hizo a los 23, Eddy Merckx, a los 24 años, Bernard Hinault, también a los 24 años y Lance Armstrong, a los 27 años.

Hay que volver a recordar el caso de Jan Ullrich que logró su primer Tour con 23 años. Se dijo que podría iniciar una época. No volvió a ganar ninguno.

Ganó su primer Tour con 24 años y el segundo lo ha hecho con 26.

Cumple los años en diciembre. Desde 1986, cuando venció Lemond, no había un ganador tan joven. Otro dato significativo.

La forma en la que ha ganado también llama la atención: su dominio ha sido abrumador y sí le hubiesen dejado más suelto la diferencia que habría obtenido sobre el segundo sería todavía mayor. Está cerca de su madurez como ciclista, a la que todavía no ha llegado. Entre sus condiciones y lo que tiene por detrás, el Tour debe de tener un nuevo patrón.

Se parece mucho a Lance Armstrong en su forma de correr, es ambicioso, y no tiene nada que ver con Miguel Indurain. Si hay un corredor español al que se le podría comparar es a Perico Delgado, un ciclista de carácter, con nervio, pero mucho peor contrarrelojista que Alberto.

El dominio que está ejerciendo el ciclismo español en la carrera se acentúa. Desde 2006 lo han ganado Óscar Pereiro (2206), Carlos Sastre (2008) y Alberto Contador (2007 y 2009).

La vida deportiva de Alberto Contador es de sobra conocida, como también el cavernoma que le detectaron en la Vuelta a Asturias de 2004, del que logró recuperarse. Inició su conocimiento del Tour, que se inició en 2005, cuando consiguió llegar a París. Ha corrido tres Tours y ha ganado dos. No se puede tener mejor porcentaje.

Contador lo tiene todo a su favor. Sin embargo, deberá de aprender a gestionar mejor las carreras. Tiene algunos defectos que deberá de corregir, como el de intentar ponerse de líder muy pronto en una prueba de tres semanas. Sería importante que frenase sus impulsos, distribuir mejor el botín del Tour para ir haciéndose amigos, un poco al estilo Armstrong.

Gestionar en suma mejor las carreras. No tendrá problemas para conseguirlo, pero no debe de olvidar que un Tour no se parece nunca a otro. Basta con mirar los que ganó Armstrong. Todos parecen iguales, pero ninguno se asemeja a otro. También Contador puede enterrar alguna generación de corredores. De momento, que disfrute de lo que ha conseguido, que no ha sido fácil.

Etiquetas