Despliega el menú
Deportes

CICLISMO

El reto de la Quebrantahuesos echa a volar

La prueba pirenaica se presentó ayer en el Centro Aragonés del Deporte. La cita es la referencia del cicloturismo mundial.

Imagen de la prueba del pasado año.
El reto de la Quebrantahuesos echa a volar
JAVIER BLASCO

"Quebrantahuesos es una marca. Su nombre ya lo asociamos con el de un reto, con el de la superación. Es como cuando antes asociábamos Danone con yogur o Tulipán con mantequilla. Es, sin duda, un hecho excepcional", indicó ayer Roberto Iglesias, presidente de la Peña Ciclista Edelweis, entidad organizadora de la prueba. En el acto de presentación de la prueba en Zaragoza le acompañaron Álvaro Burrell, director general del Deporte del Gobierno de Aragón, y Belén Bardají, de Ibercaja.

Los datos abruman en la XXª edición de la Quebrantahuesos, fijada para el próximo 19 de junio. El tobogán de 205 kilómetros y 3.500 metros de desnivel lo pretendían surcar más de 20.000 deportistas. Al final, tras un sorteo, 8.453 afortunadados ciclistas podrán correrla. La Treparriscos, más liviana, con 100 kilómetros de singladura y mil metros de desnivel, la pedalearán 1.810 corredores. Un total de 24 países aportarán ciclistas a la prueba en la que estarán representadas las 52 provincias españolas. Todas, sin excepción.

Burrell subrayó la trascendencia de la prueba y destacó el hecho de alcanzar la vigésima edición. "Estamos ante una prueba de referencia en el cicloturismo mundial. Para nosotros representa un enorme orgullo que se desarrolle aquí, que parta de Sabiñánigo, que haya alcanzado un elevado grado de organización. Se están haciendo bien las cosas. Con la actual, ya van 20 ediciones, una cifra considerable", reiteró en la presentación ayer celebrada en el Centro Aragonés del Deporte, en la capital aragonesa.

Para Álvaro Burrell, la Quebrantahuesos representa el deporte con mayúsculas. "Reúne la grandeza del deporte en todos sus vectores: sacrificio, constancia, entrenamiento... Yo la he corrido en tres ocasiones. Hay que estar ahí para ver todo su encanto. Hay que descubrir esta carrera, el espectáculo, el reto personal que supone", insistió Burrell.

Vehículo promocional

Las dos décadas como vehículo promocional del deporte y del Pirineo tampoco pasaron desapercibidas en Madrid, donde días atrás fueron valoradas por el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky. "Los que estamos en el deporte sabemos lo que significa estar 20 años sin fallar a una cita; la Quebrantahuesos es ya una tradición del deporte español". Además, destacó el "ejemplo a seguir que han dado Sabiñánigo y sus ciudadanos".

En esta edición se homenageará al escritor Miguel Delibes, recientemente fallecido. Su hijo Juan asistirá a la carrera. Una vez más, la prueba contará con un buen número de famosos que aportarán glamur en medio de la dureza de la carrera. La montañera guipuzcoana Edurne Pasabán tiene la intención de participar tras regresar del Himalaya, donde compartió campo base con el aragonés Carlos Pauner. La deportista vasca ha trabajado su puesta a punto de forma específica en la bicicleta junto a ciclistas como Roberto Heras o Abraham Olano.

Pasabán viene a completar un cartel más que llamativo. El magnetismo de la prueba no solo atrae a deportistas de los cinco continentes. Leyendas vivas del ciclismo también se han aproximado a la Quebrantahuesos para sumar prestigio a una prueba que ya representa una referencia obligada en el cicloturismo mundial. Abraham Olano, Fernando Escartín, Peio Ruiz Cabestany, Joan Llaneras y Marino Lejarreta, Toni Rominger... La nómina de ciclistas de primera fila mundial que la han surcado es extensísima.

También los atletas se han sumado a la iniciativa: Martín Fiz disfruta de la bicicleta desde aquel desafío que mantuvo con su amigo Fernando Escartín en el que intercambiaban sus modalidades deportivas: el maratón por el ciclismo, y viceversa. Carlos García y David Cañada también concursarán.

El mundo del motor irrumpe este año con fuerza: Marc Coma y Nani Roma, dos cotizadísimos pilotos de raids en motos y en coches, han asumido el reto de lanzarse a la carretera en bicicleta. Por si algo faltaba, el narrador más pregonado del motor en las televisiones españolas, el periodista Antonio Lobato, comentarista de las retransmisiones de Fórmula 1, también ha confirmado su presencia. Solo falta Fernando Alonso... Quizás en próximas ediciones también se acerque al Pirineo.

Etiquetas