Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

El respaldo del Huesca

El Huesca tiene el domingo la oportunidad de ofrecer un espaldarazo al Real Zaragoza: un triunfo ante el Xerez, colíder, sería un impulso para los de Marcelino

Juanjo Camacho intenta frenar el avance de Ewerthon, en el partido que Real Zaragoza y Huesca disputaron en La Romareda
El respaldo del Huesca
JUAN CARLOS ARCOS

Cinco victorias seguidas avalan la trayectoria de la Sociedad Deportiva Huesca en El Alcoraz. Un ritmo sólido y llamativo que hace de los azulgranas un equipo temible en su estadio. Este fin de semana, los de Antonio Calderón reciben la visita de un Xerez que se presenta en la capital oscense con la vitola de colíder, insignia compartida con el Real Zaragoza.

La formación de Marcelino cumplió el sábado con el deber de la victoria en La Romareda ante el Salamanca, entonces primero en la tabla. Pero el trabajo de los zaragocistas fue aprovechado también por la escuadra del ex barcelonista Esteban para colgarse del liderato.

Ahora, la impecable racha del Huesca abre al Real Zaragoza la puerta de un liderato sin compartir. Para ello, el equipo altoaragonés debería imponerse al equipo andaluz, actual colíder, o al menos empatar; y que el Real Zaragoza resuelva de forma satisfactoria su compromiso ante el Córdoba.

Hace tiempo que el técnico del cuadro azulgrana, Antonio Calderón, procura controlar la euforia que se vive en el entorno del club. Pero es que la andadura del equipo en Segunda ha despertado admiración y los rivales tratan con enorme respeto a la formación de El Alcoraz. No es para menos, el Huesca es octavo, con 28 puntos y a apenas cuatro puntos de los puestos de ascenso, y es, además, el quinto equipo más solvente en casa, sólo superado por los tres primeros –Real Zaragoza, Salamanca y Xerez, en ese orden- y el Girona, que figura undécimo en la clasificación de la categoría de plata.

En la capital altoaragonesa se vive la ambición natural de quienes se ven capaces de plantar cara a cualquiera. El Xerez es el líder, pero la línea de juego y resultados de los de Calderón hacen que el equipo mire de frente al rival, con respeto, pero sin temores. Además, el respaldo de una afición que se ha mostrado como un sólido pilar de la escuadra azulgrana resultará fundamental en la cita del domingo (17.00). El cuadro azulgrana ya hubo de medirse al Salamanca cuando los charros eran líderes, aunque el equipo oscense cayó por 2-0 en el Helmántico.

De cualquier forma, para que el Huesca dé cuenta del Xerez y el Real Zaragoza apuntale el liderato, resulta imprescindible que los de Marcelino García Toral se garanticen los tres puntos en el Nuevo Arcángel cordobés. En el caso de que logre el mando en solitario, el equipo blanquillo daría un golpe de autoridad muy serio a la competición. Más aún cuando se le presenta un calendario que, en teoría se suaviza, con dos partidos consecutivos en casa: ante el Rayo, en el partido que cierra la primera vuelta, y con el Levante, en el arranque de la segunda.

La jornada se adivina de un enorme atractivo. Porque el triunfo ante el colíder permitiría al Huesca asentarse en los puestos de privilegio de la clasificación, inmerso ya en la pelea de los grandes de la Liga. Al mismo tiempo, ubicaría al conjunto de Marcelino García Toral en posiciones muy sólidas y con un anclaje fundamental de cara al desarrollo de la segunda parte de la Liga.

En la formación oscense se respira optimismo. Se quiere dejar atrás la mala imagen ofrecida en el duelo del sábado, ante el colista, donde, a pesar de todo, se sumó un punto, y todas las miradas están vueltas al Xerez. Ayer era el andaluz Borrego el que ejercía de portavoz: “Nosotros en casa somos muy fuertes, pero no va a ser nada sencillo”, decía con respeto a uno de los dos mandamases de la Liga.


Etiquetas