Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

El regreso de Marcelino

El técnico asturiano vuelve a La Romareda para sentarse en el banquillo visitante. En frente, se encontrará a un equipo herido, tal y como lo dejó.

Marcelino García Toral
Marcelino: "Desde hace tres meses estamos fichando muy bien"
CARLOS MONCÍN

En los años de Agapito Iglesias, el Real Zaragoza se ha convertido en una auténtica trituradora de entrenadores. Siete profesionales en cinco temporadas son los números de un asiento caliente en el que todavía nadie ha logrado perpetuarse. Hogar de dificultades que este domingo, como visitante, acogerá de nuevo a Marcelino García Toral, actual entrenador del Sevilla Fútbol Club.

La trayectoria del técnico asturiano al frente de la entidad aragonesa fue breve e intensa. A penas 59 partidos oficiales de los que 25 fueron victorias, 16 empates y 18 derrotas. Unos números que llevaron a lograr un sufrido, y siempre complicado, ascenso a Primera División. Los mismos que, en su segunda temporada, le terminaron por condenar cuando solo se habían disputado 14 jornadas de Liga.

Conexión con la grada

Después de liderar al mejor Racing de Santander de la historia, el preparador llegó a la capital aragonesa como un golpe de efecto que paliase el dolor existente por la pérdida de categoría. Su personalidad cuajó y, a pesar de un flojo inicio de campaña, no logró ganar hasta la cuarta semana, consiguió armar un bloque férreo que cumplió el objetivo en una de las temporadas más disputadas de la historia de Segunda División.

Esta efectividad llevó al club, incluso, a utilizar su figura, junto a la de Ander Herrera, jugador al que el propio Marcelino dio la alternativa, para la campaña de abonados en el retorno a Primera. Una comunión y simbolismo que pronto pasaría a mejor vida.

Las tensiones entre el preparador y la dirección técnica no tardaron en llegar y un mal inicio de Liga, 12 puntos en 14 jornadas, acabaron precipitando una ruptura no amistosa. Sin embargo, pese a que los resultados no eran satisfactorios, la despedida del hoy entrenador sevillista pasará a la historia por no contar con el apoyo de la grada, que decidió buscar culpables a la mala marcha del equipo en el estamento superior. El grito 'Marcelino sí, directiva no' fue el más repetido durante la derrota ante el Athletic por 1-2 que, a la poste, serviría como último clavo en el ataúd del asturiano.

Situación similar

García Toral regresa al lugar en el que nunca fue repudiado en una nueva situación crítica. Tras cinco partidos sin ganar, su crédito en el Sevilla ha comenzado a disminuir por lo que se ve obligado a lograr su primera victoria a domicilio del curso.

Curiosamente, su colega y rival, Javier Aguirre, parece estar inmerso en una trayectoria paralela a la que Marcelino pudo experimentar a los mandos del Real Zaragoza. Tras cumplir los objetivos durante su primer año, el mexicano se ve afectado por un nuevo mal arranque que podría cuestionarle de no conseguir los tres puntos. Una historia que, incluso, se puede asemejar a la que vivió José Aurelio Gay, el hombre que ejerce de puente entre los dos contendientes.

El mexicano acumula 10 puntos en 12 encuentros y ya suma cinco partidos sin ganar. Una racha peligrosa que, además, se adereza con la cruel realidad que convierte a los zaragozanos en los más goleados de Primera División. Momentos de tensión que Marcelino conoce y espera poder utilizar a su favor.

Etiquetas