Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONCESTO

El Real Madrid, primer finalista de la Copa

El conjunto de Messina, que marchó durante 30 minutos por detrás del marcador, consiguió reponerse a la presión y acabó sometiendo al Power Electronics (69-59).

Llull celebra el pase a la final
El Real Madrid, primer finalista de la Copa
EFE

El Real Madrid se clasificó para disputar la final de la 75 edición de la Copa del Rey tras ganar al Power Electronics Valencia, por 69-59, en un partido que tuvo perdido durante más de treinta minutos.

El Madrid volvió a jugar con fuego, como si le gustara el riesgo y que se le disparen los niveles de adrenalina. El partido fue una especie de ruleta rusa, con el marcador en contra durante treinta minutos y con un control encomiable a la hora de la verdad.

Las defensas se impusieron sobre los ataques en los primeros veinte minutos. Los dos equipos se mostraron demasiado nerviosos en ataque, abrumados por la responsabilidad y la trascendencia del partido.

Tan fue así que el Real Madrid solo pudo anotar su primera canasta en juego a los cinco minutos y medio, por medio de Llull. Otro dato, el equipo valenciano no tiró triples en los primeros diez minutos y los madridistas fallaron los tres que lanzaron. El marcador, al término de los primeros diez minutos fue parco, muy parco, 11-14.

El respeto que se mostraron ambos equipos se materializó en la salida en el cinco inicial de Velickovic para defender a Victor Claver y en el pronto inicio de las rotaciones por los levantinos para intentar mantener a todo el mundo fresco.

El segundo cuarto comenzó con los mismos parámetros, con el Power más efectivo y con los nervios a flor de piel por parte madridista. Prigioni fue sancionado con una técnica por protestar y el 13-21 del marcador (12.30 minutos) colocó al equipo local en su primera situación comprometida.

Messina mandó a Llull jugar de base y con Suárez, Tucker, Mirotic y Fischer en el quinteto logró neutralizar ese primer momento de peligro con un parcial de 8-0 que igualó el luminoso. Pero ahí se le acabó el gas al equipo que siguió taimado, pesaroso, lento y sin energía en su juego de ataque.

También hay que decir que la defensa valenciana fue, por momentos, excelente y que encontrar una posición de tiro era tan complicado como encontrar la aguja en el pajar. Tres pérdidas de balón en saques de banda y fondo condenaron al Real Madrid a marcharse al vestuario con 8 puntos de desventaja y, sobre todo, con la sensación de que tendría que mejorar mucho si quería jugar la final.

Catorce pérdidas por cada bando fue un peaje excesivo para el espectáculo y la calidad del partido, aunque los valencianos las mitigaron con un mejor porcentaje de tiro y con seis rebotes más.

Los inicios del tercer cuarto fueron devastadores para el Madrid con un 0-5 en el primer minuto, 27-40, que alejaba la orilla y obligaba a remar a los madridistas más y mejor.

Reacción merengue

Fue el segundo momento de peligro y de nuevo el Real Madrid lo superó con garra, ganas y acierto, además de con un parcial de 9-0 en tres minutos (36-40) que volvió a nivelar el partido. Pero de nuevo el empuje local se quedó en eso y no consiguió ponerse por encima en el luminoso, aunque sí igualar el partido. 46-48 a la conclusión del tercer periodo.

Un triple de Tucker a los quince segundos del cuarto final significó la primera ventaja madridista en todo el partido, 49-48. Dos minutos después, Suárez con otro triple firmó una igualada a 52 y en la jugada siguiente una nueva canasta de tres de Mirotic selló el 55-52 en el minuto 33.

El Madrid había dado la vuelta a la tortilla y ahora fue el Power el que tuvo que remar contracorriente y el que lidiar con los nervios y la responsabilidad. Los blancos, acostumbrados durante gran parte de la temporada a victorias con finales complicados, se movieron mejor en esas turbulentas aguas y acabaron llevándose una victoria que les permite clasificarse para la final.

El equipo valenciano se acabó diluyendo como un azucarillo en un vaso de agua y no presentó demasiados problemas a un Madrid que tuvo la final muy lejos durante muchas fases del partido.

Ficha técnica:

69 - Real Madrid (11+16+19+23): Tomic (2), Prigioni (5), Reyes (6), Velickovic (1) y Llull (7) -equipo inicial-, Suárez (16), Mirotic (15), Rodríguez (5), Fischer (4) y Tucker (8).

59 - Power Electronics Valencia (14+21+13+11): Claver (7), Martínez (19), Savanovic (6), Javtokas y Cook (11) -equipo inicial-, Augustine (2), Lishchuk (2), Navarro (3), Pietrus y De Colo (9).

Árbitros: Martín Bertrán, García Ortiz y Vicente Bultó. Sergio Rodríguez fue eliminado por cinco personales en el minuto 39.

Incidencias: Primer partido de semifinales de la 75 edición de la Copa del Rey disputado en el Palacio de Deportes de Madrid ante 13.045 espectadores.

Etiquetas