Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONCESTO

El peligro está en las torres

El uruguayo Batista, jugador más valorado de la ACB, y el mejicano Ayón son las armas a desactivar por el CAI.

Esteban Batista.
El peligro está en las torres
ACB PHOTO

Si existe una pareja de pivots que hasta la fecha está resultando letal para sus rivales esa no es otra que la del Baloncesto Fuenlabrada, próximo adversario del CAI Zaragoza. Se trata de una pareja tan exótica como contundente y que está acumulando unos números envidiables. La forman el uruguayo Esteban Batista y el mejicano Gustavo Ayón. Ambos pasaron en su día por la LEB e incluso se enfrentaron en ella al cuadro rojillo, pero con el paso del tiempo han dado el salto y son piezas fundamentales de su equipo y unas de las sensaciones de la liga. De hecho, Batista es actualmente el jugador más valorado de la ACB y su compañero se encuentra entre los mejores en tapones, rebotes y recuperaciones. El peligro del Fuenlabrada estará el domingo en sus torres.

La primera de ellas no es excesivamente alta, pero es rocosa y dura como la que más. Qué tiempos aquellos en los que Esteban Batista era un joven secundario en el Aguas de Calpe. Pero creció, tuvo un paso estelar por el Maccabi de Tel Aviv y recaló en Fuenlabrada donde brilla con luz propia.

Su movilidad, su entrega, su capacidad reboteadora -fue el que acumuló más capturas en la ACB la campaña pasada- y su enorme facilidad para sacar faltas han convertido al uruguayo en el jugador más valorado de la liga, con una media de 23 de valoración por encuentro.

Batista abandera un equipo que se encuentra en la tabla con un balance de 3-2 igual que el de los zaragozanos. Y los fuenlabreños también estuvieron a punto de dar un 'sorpresón' ya que tuvieron al Caja Laboral contra las cuerdas la pasada semana, aunque no pudieron rematar la faena.

Esa labor de desgaste y de centrar la atención del rival que tiene el uruguayo (es el segundo jugador de la ACB que más faltas recibe) ha encontrado un compañero ideal en el mejicano Ayón. El espigado pívot estuvo cedido hace un año en el Tenerife, rival del CAI en la última edición de la LEB Oro. Ya en la categoría de plata apuntó maneras, pero en cinco jornadas ya ha demostrado que puede hacer cosas importantes en la elite vistiendo el naranja del Fuenlabrada.

Sus números están sorprendiendo a propios y extraños, ya que es el octavo jugador más valorado del torneo (16 de media), está entre los máximos reboteadores, es el segundo taponador de la liga -casi dos por encuentro- y lidera la tabla de recuperaciones, con 2,5 robos por partido.

En ninguno de los dos casos su presencia en cancha es excesiva puesto que si Batista juega una media de 28 minutos, Ayón está en 20, pero la eficacia de ambos cuando saltan al parquet es evidente. En esa misión en el juego interior se combinan con dos hombres a quienes les gusta mucho el tiro exterior, Leo Mainoldi y Salva Guardia.

Desde luego, tanto Rafael Hettsheimeir como Adam Chubb tienen este domingo una de las misiones más complicadas del año: desactivar las potentes armas interiores con que cuenta el conjunto de Salva Maldonado.

Batista y Ayón. Ayón y Batista. Da igual. La pareja es de las peligrosas y quiere seguir 'mandando' en el Fernando Martín de Fuenlabrada. Los pivots del CAI tratarán de evitarlo.

Etiquetas