Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

El paciente inglés

Jermaine Pennant realiza una acrobacia en un paréntesis de un entrenamiento
El paciente inglés
CARLOS MONCÍN

A Jermaine Pennant podría invadirle cierto sentimiento de frustración o impotencia. Estaría del todo justificado. Nadie lo tomaría como una actitud ilógica y caprichosa. Su juego de los primeros partidos de la temporada se ha elevado muy por encima del nivel medio del Real Zaragoza. En los tres encuentros jugados, los mejores latidos del equipo se han correspondido con los minutos de agitación del inglés, más o menos hasta que la fatiga desconecta su propulsor.

Ha faltado poco tiempo para descubrir en Pennant un jugador diferencial dentro del Real Zaragoza. Lo ha hecho como se esperaba: respondiendo a un perfil de extremo clásico, demasiado clásico, de poca pisada en el área, pero desbordante y veloz, y con un surtidor de centros en la bota derecha. Todas estas tareas las ha saldado notablemente. Pero se quedan incompletas… Pennant centra, mucho además (ya es el futbolista que más centra de la Liga, con 34 envíos al área), pero no encuentra respuestas, ni por arriba, ni por abajo. Le falta un socio. Alguien con instinto o la frente como un martillo. "En estos momento, con Uche lesionado, es más complicado. Mis centros necesitan buenos rematadores, y ahora uno de ellos está de baja", asume el extremo inglés. Quizá Pennant pensaba en un momento del partido contra el Valladolid. Cuando bombeó una pelota hacia los pies de Babic y al croata se le cuadriculó el balón. "Marko se hizo un lío con las piernas y no logró rematar. Pero estas cosas pasan", reconoce. Y al inglés le sale el poso pausado, comprensivo y paciente: "No es para desesperarse".

Pennant lidera la clasificación de centros al área y el Real Zaragoza la de remates de cabeza (14), pero casi todos estos se incluyen en jugadas de estrategia. En acción, poca gasolina se vierte sobre los envíos laterales. "Contra el Valladolid, tuvimos oportunidades, pero no pudimos conseguir más goles. El fútbol es así, en esta Liga, a veces, con solo dos ocasiones marcas dos goles, y tú puedes tener cuatro o cinco, y no acertar en ninguna", explica Pennant, que empata en cabeza del ranquin de centros con Duda (Málaga, 34) y aventaja a otros como Crusat (Almería, 28) y Xavi (Barcelona, 26).

A Pennant se le acusa de excesiva perpendicularidad y de lejanía del peligro, de no trazar diagonales hacia la portería. El británico lo razona: "Quizá una de las opciones que tengo sea entrar al área para rematar. Pero el técnico me recomienda jugar abierto, entrar más pegado a la banda para poder centrar".

Pennant ha conocido el Arsenal o Liverpool. Apoyado en su currículo, analiza las dudas del actual Zaragoza: "El grupo es bueno. Pero hay que tener en cuenta que la Liga es difícil, que hemos tenido lesiones y hay muchos jugadores nuevos. Solo nos falta encajar como equipo".

Él esperará con calma, paciente, como en su aprendizaje del español: "Solo debemos pensar en Gijón".

Etiquetas