Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

HÍPICA

El mejor regalo para la hípica

Majestuosos y con aire imperial, los caballos siempre dejan impresionado al que no está acostumbrado a tratarlos u observarlos con asiduidad.

Ángel Cerdido, con su caballo Paddock News Venus.
El mejor regalo para la hípica
PHOTOSDDP.COM

Majestuosos y con aire imperial, los caballos siempre dejan impresionado al que no está acostumbrado a tratarlos u observarlos con asiduidad. Con su musculoso cuerpo y una altura de excepción, aquel que osa a montarlos se ve reducido ante la magnitud de una animal de tal enjundia. Así se pudo comprobar durante todo el fin de semana en el Centro Ecuestre Ruiseñores Utebo. El motivo: una fiesta para conmemorar los 25 años de historia de la Federación Aragonesa de Hípica, al mismo tiempo que se disputaba el Campeonato de Aragón para todas la disciplinas; el regalo: 50 caballos con otros tantos jinetes dispuestos a realizar su salto más certero, su doma más brillante o la exhibición más espectacular.

La cifra de participantes -mayor que en ediciones anteriores- fue el mejor obsequio posible para una Territorial que goza de buena salud. Con 1.600 licencias, Aragón es la sexta Comunidad Autónoma que más practicantes de este deporte tiene. Aún así "se sigue trabajando mucho en la base. Es duro, pero es la única posibilidad para conseguir sacar esto adelante", afirma el presidente de la Federación Aragonesa, Fernando Oliván.

Los más jóvenes son el futuro, pero el presente se reunió desde el viernes y hasta el domingo en las instalaciones ecuestres de Utebo. Los juveniles, de 14 a 18 años; los jóvenes jinetes, de 19 a 21; y los absolutos, a partir de 22, además de los veteranos. Cuatro categorías y seis disciplinas con las que deleitar al público, a los amigos y a los familiares de los principales actores: salto de obstáculos, doma clásica, doma vaquera, reining, raid y trail clas. Era la primera ocasión en que se disputaban las seis modalidades de la hípica, lo que contribuyó a que la espectacularidad del evento tuviera más alicientes.

El cartel del programa contaba con la inclusión de algunos de los mejores jinetes y amazonas de Aragón. Los absolutos Román Gil o Ángel Cerdido o las jóvenes jinetes Pilar Asín y Vanesa Gimeno; los juveniles Alejandro Córdoba o Ángel Cerdido Calderón (ganador en la categoría de salto); o los veteranos Paco Frígola y Javier Prats, segundo y tercero, respectivamente, en salto) fueron algunos de los protagonistas; o al menos una parte. Porque la otra parte eran los caballos. Unos y otros forman un equipo en el que el mejor resultado no se obtiene si ambos no dan lo mejor de sí. Un obstáculo no se salva si el jinete no está al cien por cien de concentración, pero tampoco se sobrepasa si el caballo no responde ese día o en ese momento puntual.

Exhibiciones de todo tipo

Durante las tres jornadas, y entre competición y competición, hubo tiempo para una gran variedad de exhibiciones. El viernes fue el turno para el reining, con Françesc Cueto, donde el objetivo pasa por mostrar lo mejor de una modalidad en la que el jinete y el caballo deben lograr realizar una serie de maniobras apoyándose en la habilidad del animal. José Manuel Lucena, entrenador y jinete internacional de doma clásica, se encargó más tarde de impartir un clinic sobre su especialidad a las jóvenes promesas de este deporte.

El sábado, dos de las mejores amazonas del panorama nacional tuvieron 15 minutos para enseñar toda la elegancia de sus caballos al ritmo de la música. María Ruiz, octava clasificada en el Nacional Campeonato de España juvenil 2010, y Cristina Rocafort con su espectacular ejemplar oscuro, bronce en la misma cita, ofrecieron un recital de coordinados movimientos al son del ritmo de los acordes.

Estas son algunas de las exhibiciones que sirvieron para enganchar a todo el público que se ascercó hasta Utebo para contribuir a una exitosa celebración.

El Centro Ecuestre Ruiseñores Utebo fue el escenario para celebrar las bodas del plata de la Territorial aragonesa con 50 jinetes

Etiquetas